Acusaciones cruzadas entre Mera y Jalil por el “acercamiento” a Cambiemos

6

El senador disparó primero por una propuesta de interna en el 2017. El Intendente lo instó a que vuelva al peronismo.

Estar alineado a determinado sector político en un franco camino a elecciones trajo concatenada una serie de acusaciones cruzadas en el plano local. Los actores de esta escena fueron el senador nacional Dalmacio Mera y el intendente de la Capital, Raúl Jalil. De las palabras de cada uno, subyace la inculpación sobre una proximidad a Cambiemos.

El legislador nacional en representación de la provincia disparó primero.  En diálogo con La Brújula, marcó su diferencia política con el oficialismo local y puntualmente con los funcionarios de Gobierno. Si bien dijo que tiene un aprecio personal para con la mandataria Lucía Corpacci, aseguró que tiene sus “diferencias” sobre lo político. “No me gusta cuando uno no puede plantear diferencias, con disenso, de que hay cosas que se pueden hacer mejor”, dijo Mera. “No debo ser un obsecuente de la Gobernadora para tener una buena relación. Hay gente que cree que se tiene que ser obsecuente, entonces, entre los conversos y los obsecuentes, cuando están en torno de alguien, es difícil que salgan las cosas bien”.

“Me interesa ser parte de un proyecto en calidad de Gobernador o de acompañante, con objetivos para cumplir, y si no se cumplen, que pueda haber disenso”, continuó el senador, dejando flotar la noción de “obsecuente”.
Se le preguntó al senador nacional si pudo conversar con el jefe comunal capitalino o la Renovación Peronista. ¿Cuál fue la respuesta que dio? “La última vez que hablé con Jalil, me propuso que nos vayamos a Cambiemos en las pasadas elecciones intermedias”, dijo.

Mera mencionó que el propio alcalde le dijo: “Analicemos la posibilidad de armar un espacio con Cambiemos e ir a hacer una interna, y le dije que no, en los meses de marzo, abril de 2017. No creo que sea alguna novedad lo que estoy diciendo, salió en todos los medios”. Incluso alegó que lo contaba “porque es de público conocimiento”. “Podría contar otras cosas pero me las guardo, de opiniones de él sobre diferentes cosas, pero fueron en ámbito privado”.

Regresar
El intendente de la Capital, por su parte, realizó su descargo haciendo hincapié en que el legislador nacional debe volver al peronismo. “El senador tiene que dejar de renegar y volver al peronismo, se lo expresé”, aseveró Jalil. Gran parte de su respuesta fue basada en que Mera “tuvo una mala interpretación”. Según explicó, “la tolerancia es la base del éxito de un proyecto político, y cuando eso se rompe, hay muchas posibilidades de que se pierda el Gobierno”.

Además, Jalil deslizó que el senador llegó al Congreso dado que la primera mandataria necesitaba representantes que defiendan los intereses de la provincia. “Hacemos política y dialogamos todos los días, y hay una líder en el peronismo, que es Corpacci”, dijo.

“Veníamos con un problema: los legisladores nacionales no cumplían con lo que pedía la Gobernadora, tanto (Néstor) Tomassi como Verónica (Mercado), y Lucía tomó la determinación de que perdemos o ganamos con lo nuestro”, relató el Intendente.

En este sentido, Jalil reiteró que “la Gobernadora quería legisladores nacionales que respondieran a las necesidades de la provincia, si el Gobierno necesita una negociación por Camyen o Cammesa, que tengamos los votos y que se defienda a la Provincia”.

“Él -por Mera- tiene que recapacitar y volver al peronismo”, insistió Jalil, y reafirmó que es justicialista desde el 82: “Renuncié a un cargo en la época de Ramón Saadi. Pregúntenle al senador si hubiese renunciado a ser senador nacional para la unidad del peronismo”.

“Tiene las puertas abiertas, que venga, que tenemos que estar todos a nivel nacional y a nivel provincial”, sostuvo en diálogo radial el jefe comunal.

“Tal vez tuvo una mala interpretación: le dije que no es incompatible en la política tener una buena relación con la Nación y con la Gobernadora”, remarcó finalmente Raúl Jalil.
Una bajeza política

Los comentarios del senador nacional Dalmacio Mera generaron rechazo en distintos ámbitos, no tanto por el tenor de sus declaraciones sino por una actitud que se interpretó como una bajeza política. Mera apareció públicamente para decir que el intendente Raúl Jalil le propuso “mudarse” juntos a Cambiemos, referencia que sólo puede tener por objetivo ensuciar la figura del intendente capitalino y a la vez mostrarse, por su presunto rechazo a la propuesta, como hombre de convicciones.

Ventilar detalles de la supuesta conversación que Mera difundió, pese a que él mismo indicó que se había desarrollado en el ámbito privado, no puede recibirse como un desliz, tratándose de un avezado político que ya ocupó numerosos cargos, incluyendo la Vicegobernación.

De allí se infiere que fue un gesto calculado y poco feliz, toda vez que Jalil -con sus defectos y virtudes- siempre actuó en equipo con Lucía Corpacci.

En todo caso es Mera quien, desde el Senado, se comporta en perfecta sintonía con Cambiemos, con hechos concretos como prestarse a las operaciones judiciales contra la expresidenta CFK, figura con la cual supo promocionarse no hace mucho en afiches de campaña.