Agentes por gendarmes


› EL GOBIERNO ANUNCIO UNA REUNION POR LA SEGURIDAD

El jefe de Gabinete anunció que el miércoles la Presidenta encabezará un encuentro para coordinar el reemplazo de los gendarmes y prefectos que patrullaron el conurbano.

Cinco mil nuevos agentes de la Policía Bonaerense, egresados a fines del año pasado de las escuelas descentralizadas de esa fuerza y que durante el verano estuvieron abocados al Operativo Sol, serán reasignados a partir del mes que viene a municipios del conurbano, reemplazando a un número similar de efectivos de Gendarmería y Prefectura que regresarán, así, al patrullaje de fronteras. Según anunció el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el miércoles próximo por la mañana la presidenta Cristina Kirchner recibirá a las autoridades nacionales y provinciales en la materia para coordinar el traspaso. El gobernador Daniel Scioli, en tanto, sostuvo que la medida servirá para “intensificar la prevención” en los municipios y criticó a los opositores que cuestionaron la medida. “Quieren sembrar más preocupación de la que naturalmente hay”, manifestó.

“Por instrucciones de la Presidenta he convocado para el día miércoles 5 de marzo al gobernador Daniel Scioli; al ministro de Seguridad, Alejandro Granados; a la ministra de Seguridad nacional, María Cecilia Rodríguez, juntamente con el secretario de Seguridad, Sergio Berni, con el objetivo de verificar el funcionamiento del soporte de carácter nacional en el ámbito del conurbano”, dijo Capitanich en el marco de sus habituales conferencias de prensa matutinas.

El Operativo Centinela, que prevé la utilización de fuerzas de Seguridad federales como refuerzo en el área metropolitana, había sido inaugurado en enero de 2011 con seis mil efectivos de Gendarmería apostados en municipios del Gran Buenos Aires. En agosto del año pasado se dispuso el envío de otros cuatro mil hombres hasta fin de 2013, y finalmente el plan fue prorrogado por 60 días más. Son estos efectivos los que comenzarán a retirarse, como estaba previsto, en los primeros días de marzo, mientras que los seis mil agentes destinados al Centinela original permanecerán en territorio bonaerense.

El acuerdo inicial para el envío de fuerzas de seguridad federales “fue para el fortalecimiento institucional en el conurbano metropolitano, en tanto y en cuanto la Policía Bonaerense incorporaba nuevos agentes con el tiempo necesario para cumplir con la formación correspondiente”, explicó Capitanich, quien al mismo tiempo recordó que “el Operativo Sol demandaba la reasignación de agentes para cumplir los objetivos de garantizar las vacaciones de los argentinos con plenos parámetros de seguridad en la costa bonaerense”, motivo por el cual se postergó hasta el final de la temporada veraniega el retiro de los gendarmes.

Por su parte, Scioli, que el miércoles anunció un proyecto para la creación de policías municipales que sumaría al territorio otros quince mil agentes en el plazo de un año, aseguró que el Estado provincial está “intensificando la prevención a partir de la convocatoria de policías en las escuelas descentralizadas”, al destacar que los efectivos afectados al Operativo Sol “sustituirán” a los miembros de Gendarmería que deben replegarse al finalizar esta etapa del Centinela. Además, destacó el trabajo conjunto con el gobierno nacional para “con toda responsabilidad ir buscando fortalecer la prevención en cada uno de los barrios”.

Consultado sobre el tema, Granados, ministro de Seguridad de la provincia, reconoció que “es preocupante la situación” y que “el déficit más importante” es la “falta” de personal,s pero sostuvo que la creación de policías comunales “es un paso muy importante” hacia la solución de esta problemática. “Esto va a permitir que haya muchos más policías en cada municipio y que la Policía Bonaerense se dedique a delitos mayores”, afirmó.

En tanto, desde la oposición, que había criticado en su momento la utilización de gendarmes en el conurbano, ayer salieron a manifestar su desacuerdo con la retirada de las fuerzas federales. En ese sentido se manifestaron el diputado radical, Miguel Bazze, el legislador provincial del FAP Ricardo Vago y los intendentes massistas de San Martín, Gabriel Katopodis, y de San Miguel, Joaquín de la Torre.

Los dirigentes opositores se mostraron preocupados por la posibilidad de una reducción en la cantidad de agentes. Scioli les recordó que “han vuelto todos los integrantes del Operativo Sol” y los acusó de “sembrar más preocupación” para capitalizar políticamente el tema.

Anterior Ocho millones de espiados por Yahoo!
Siguiente La economía en alza impulsa a Dilma