Alerta epidemiológica: ya son cinco los niños muertos por una extraña bacteria

22

Se dio a conocer este miércoles la quinta víctima fatal de la bacteria Streptococcus pyogene. Se trata de un hombre de 38 años que falleció en Pergamino.

Las autoridades del Hospital Interzonal Gral. de Agudos “San José”, de la Región Sanitaria Cuarta, confirmaron que el paciente, Nicolás Dominé, murió el lunes como consecuencia de la bacteria.

Dominé había visitado a su médico clínico por una angina, uno de los síntomas más comunes para detectar la presencia del virus.

La Secretaría de Salud de la Nación emitió el lunes por la tarde un comunicado en el que recomendó “fortalecer la vigilancia y el tratamiento precoz de las infecciones invasivas bacterianas”.

En Catamarca, aún no se ha registrado ningún caso, según informaron desde el Ministerio de Salud de la provincia.

¿Cómo se contagia?

El germen se puede encontrar en la faringe, en las fosas nasales e inclusive en el margen del ano. Entonces el contagio va ser a través de secreciones de una persona aparentemente sana. Pueden ser secreciones nasales, al estornudar o al toser. Ese es el contagio directo, de persona a persona.

El periodo de incubación, es decir, el tiempo que tarda la persona en manifestar los síntomas es en promedio tres días. “Es decir que el germen necesita incubarse tres días antes de dar síntomas”.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento es antibiótico. Ante los síntomas, la consulta debe ser rápida al profesional de asistencia de confianza. El médico es el que tiene que sospechar el posible agente. Dado el avance de la ciencia y con un diagnóstico a tiempo, es muy difícil que una angina  estreptocócica genere complicaciones.

¿Cómo prevenir?

Las medidas de prevención para evitar el contagio son las mismas que se necesitan para una gripe o cualquier enfermedad respiratoria: estornudar y toser en el pliegue del codo, utilizar en lo posible pañuelos descartables y la adecuada deposición final.

Además se pide mantener las normas de higiene. La transmisión va ocurrir por el contacto directo o íntimo entre el paciente y el portador (que puede ser sano y tener la bacteria en la nariz, en la garganta o en la margen del ano.

Los grupos de riesgo son las personas en las edades extremas de la vida, los niños pequeños y también los adultos mayores.

No obstante, va a depender del estado inmunitario, de las enfermedades de base y de las medidas de prevención e higiene personal.