Batalla campal entre la policía y los gremios en Turquía por el 1 de mayo


1 DE MAYO

Policías turcos reprimieron hoy con gas lacrimógeno y carros hidrantes a manifestantes que se dirigían a la plaza Taksim de Estambul para celebrar el Día del Trabajador pese a una prohibición de las autoridades, desatando choques que dejaron decenas de heridos y 250 detenidos.

Los enfrentamientos, de similar gravedad que los registrados el 1° de mayo del año pasado, comenzaron antes del amanecer en los barrios de Sisli y de Besiktas, ambos a unos dos kilómetros de Taksim, donde las fuerzas de seguridad bloquearon con blindados las marchas de los sindicatos.

Una hora después, los disturbios ya se habían extendido a 14 puntos distintos de la ciudad, según el canal local Yol TV.
En respuesta al gas y los chorros de agua lanzados por la policía, los manifestantes levantaron barricadas y atacaron a la policía con adoquines, informó la agencia de noticias DPA.

Según la asociación de juristas CHD, crítica del gobierno, 50 manifestantes resultaron heridas en Estambul y más de 350 fueron detenidos en toda Turquía, 250 de ellos en la ciudad del Bósforo y 100 más en la capital, Ankara.

En Estambul, todos los accesos a la plaza quedaron cerrados por vallas metálicas.

Los enfrentamientos remitieron hacia el mediodía, y la policía empezó a desmontar las barricadas que grupos de manifestantes habían erigido en la arteria de Besiktas, aunque en algunos puntos se seguían registrando esporádicos enfrentamientos, con jóvenes armados de gomeras y lanzando adoquines.

El gobierno conservador del primer ministro Recep Tayyip Erdogan prohibió para hoy la organización de manifestaciones en la simbólica plaza Taksim, situada en el centro de la ciudad y foco de las protestas que vivió el país el año pasado.

Erdogan había dicho que la gente no quería volver a ver el tipo de disturbios que se registraron el 1° de mayo pasado en la plaza Taksim de Estambul, donde otra batalla campal entre la policía y miembros de sindicatos dejó decenas de heridos y detenidos, en el que fue el Día del Trabajador más violento en Turquía en años.

El Tribunal Constitucional rechazó ayer una petición para que se permitiera a los sindicatos manifestarse en Taksim, y las autoridades propusieron que las protestas se llevaran a cabo en otros lugares fuera del centro.

Aun así, sindicatos, grupos de izquierda y opositores al gobierno llamaron a dirigirse a la plaza a pesar de la prohibición.
Según la prensa, en Estambul se desplegaron hoy unos 40.000 policías, casi la mitad de ellos alrededor de Taksim.

Las cuatro organizaciones convocantes reconocieron que el fuerte despliegue policial hizo imposible el objetivo de llegar hasta Taksim y denunciaron la actitud del Poder Ejecutivo.

“Hay una ley marcial de facto, peor que en los tiempos del régimen militar de 1980”, denunció Soganci, que destacó que incluso se ha vulnerado el derecho a la libre circulación de personas.

Además de Taksim, prácticamente todo el centro de la ciudad estuvo rodeado de fuertes cordones policiales, y el tráfico automotor  quedó virtualmente interrumpido.

Incluso el tránsito de peatones quedó reducido casi a cero, en lo que suele ser una de las zonas mas animadas de Estambul. Los propios turistas tenían que caminar varios kilómetros arrastrando sus valijas para llegar a sus hoteles en el centro de la ciudad.

La plaza Taksim es un símbolo de la lucha obrera en Turquía desde que en 1977 murieran allí 36 personas por disparos de la policía.

El movimiento obrero turco otorga un enorme simbolismo a la celebración del 1° de mayo en la plaza, dado que la dictadura militar de 1980 prohibió tales reuniones y sólo en 2009 se volvió a legalizar la marcha en el emblemático lugar.

Desde entonces y hasta los enfrentamientos de 2013, decenas de miles de personas se habían concentrado en ese lugar cada año en un ambiente festivo y sin que se registraran disturbios.

Anterior CFK: "Tengamos la fuerza para sostener este modelo industrialista"
Siguiente Copa Libertadores: cuartos de final con tres equipos argentinos