Berlusconi otra vez al banquillo


› EL EX PREMIER ITALIANO ESTA ACUSADO DE HABER COMPRADO SENADORES

Il Cavaliere enfrenta un nuevo proceso judicial por haber presuntamente comprado votos y provocar así la caída del gobierno de Prodi en 2008. Ante su ausencia en el tribunal, los jueces lo declararon en rebeldía.

Desde Roma

Ayer comenzó en Nápoles un nuevo proceso contra Silvio Berlusconi por corrupción, por haber presuntamente comprado a algunos senadores y provocar así la caída del gobierno de su opositor y exponente del Partido Democrático (centroizquierda) Romano Prodi en 2008. Pero ayer no fue él la estrella principal, sino uno de los abogados que lo acusan. Nada menos que el ex juez del más famoso proceso italiano contra la corrupción conocido como Manos Limpias, Antonio Di Pietro. Es la primera vez que Di Pietro se presenta como abogado desde que dejó su trabajo como juez para dedicarse a la política y fundar el partido que actualmente preside, Italia de los Valores (IDV), que siendo el partido al que pertenecía uno de los senadores comprados se ha constituido parte lesa en este proceso.

Berlusconi ni siquiera se dignó presentarse en esta primera audiencia porque, según sus abogados, hubo errores en las citaciones. Pero los jueces de Nápoles no aceptaron este pretexto y lo declararon en rebeldía o mejor, en contumacia, como les gusta decir a los abogados. Esto quiere decir que el proceso seguirá su curso normalmente, aunque él no esté presente. Y refiriéndose a los argumentos de los abogados defensores, Di Pietro aludió a que se trataba sólo de una trampa como “para llegar cuanto antes a la prescripción”. Este método ha sido usado repetidamente por Berlusconi en sus procesos, siempre argumentando supuestas justas razones para no estar presente en las audiencias y obligando así a los jueces a postergarlas. Con el pasar de los meses, se llegaba a la fecha de prescripción sin haber concluido la causa. Así ha salido airoso de varios juicios.

El principal acusador de Berlusconi es un ex periodista y ex senador Sergio de Gregorio, que paseó por varios partidos políticos, desde el Partido Socialista hasta Forza Italia de Berlusconi y el IDV de Di Pietro. Hace un año aproximadamente, De Gregorio reconoció haber sido “comprado” por Berlusconi por tres millones de euros, para que dejara el IDV y votara en contra de Prodi en 2008, provocando la caída del gobierno. Il Cavaliere había precedido a Prodi como primer ministro y luego fue su sucesor.

En esta causa también aparece como acusado Valter Lavitola, otro ex periodista y ex director del periódico socialista L’Avanti, condenado ya a dos años y ocho meses de cárcel. Por estar detenido no se presentó en el juicio. De Gregorio había ya pactado la pena con los jueces y está condenado a un año y ocho meses de prisión. En Italia los acusados pueden declararse culpables de antemano, sin que se haga el juicio y gracias a eso consiguen una disminución de la pena. Lavitola ha sido acusado de varios delitos, entre ellos de haberse apropiado de 20 millones de euros de financiación pública que estaba destinada al diario L’Avanti y de haber tratado de extorsionar a Berlusconi, con quien precedentemente tenía buenas relaciones y al parecer le proporcionaba “lindas muchachas” para sus fiestas. Sabiendo que la Justicia lo buscaría, Lavitola escapó de Italia y estuvo en varios países de América latina, principalmente Argentina, Brasil y Panamá. En 2011 volvió a Italia y fue procesado.

Este nuevo juicio contra Berlusconi y Lavitola continúa hoy y, según se informó, el Senado de la República italiana se constituirá también como parte lesa porque muchos suponen que Il Cavaliere, con sus millones, compró a varios parlamentarios, no sólo a De Gregorio. El proceso será interesante porque tiene una larga lista de prestigiosos testigos que deberán declarar, entre ellos el mismo Prodi, Di Pietro y varios parlamentarios. “Continuaremos produciendo cientos de documentos para demostrar que este delito ‘chanchada’ ha sido cometido”, dijo Di Pietro.

Anterior Catamarca, La Rioja y un torneo conjunto
Siguiente La Provincia adhiere al tope de 25% de incremento salarial