Condenas para la periodista y el pastor


› ESTEFANIA HEIT RECIBIO 13 AÑOS Y JESUS OLIVERA, 18, POR EL SECUESTRO DE SONIA MOLINA

Un tribunal de Bahía Blanca condenó a 13 años a la periodista Heit y a 18 al predicador Olivera. Habían mantenido secuestrada y muy maltratada a Sonia Molina, durante tres meses, hasta que la víctima logró escapar. Los defensores anunciaron su apelación.

En silencio, sin hacer uso del derecho a expresar las “últimas palabras” antes de la sentencia, la periodista Alicia Estefanía Heit y su esposo, el falso pastor Jesús Olivera, escucharon ayer el fallo que los condenó a 13 y 18 años de prisión, respectivamente, por haber mantenido cautiva a una mujer durante tres meses y haberla reducido a servidumbre, entre otrosdelitos. “Se hizo justicia. He dicho la verdad, y si bien esperaba muchos años más de condena, igualmente estoy conforme (porque) lo importante es que estas personas no estén sueltas”, declaró ante la prensa Sonia Marisol Molina, la víctima de los hechos ocurridos en 2012 en una casa de la ciudad de Coronel Suárez. El Tribunal Oral Nº 1 de Bahía Blanca dio por probado, además, que Molina fue “abusada sexualmente” por Olivera, que sufrió “lesiones graves” y que fue víctima de “estafas reiteradas” durante el tiempo que estuvo en poder de sus captores.

El fiscal del juicio, Eduardo Zaratiegui, consideró que Olivera y Heit “no tuvieron el valor para darle muerte” a Sonia Molina, aunque consideró que ellos “seguramente esperaban que se muriera por esa mala alimentación” que recibió durante el encierro de tres meses. En referencia a la decisión de los jueces de no condenar al matrimonio por el delito de “intento de homicidio”, tal como había pedido en su rol de parte acusadora, el fiscal señaló que si bien Olivera-Heit “no tenían intención directa de matar”, de todos modos “esperaban esa muerte”, motivo por el cual consideró que se trata de un caso de “dolo eventual”.

En su alegato final, luego de la ronda de testimonios, el fiscal Zaratiegui había pedido 22 años de prisión para Olivera y 16 para Heit, adjudicándoles a los dos el cargo de “tentativa de homicidio”. De todas maneras, Zaratiegui aclaró luego de la lectura del fallo que no tiene previsto apelar la decisión tomada por el tribunal bahiense.

Los jueces María Elena Baquedano, Mario Lindor Burgos y Hugo Da Rosa consideraron a Heit (31) y Olivera (30) coautores de los delitos de “reducción a servidumbre o condición análoga en concurso real con lesiones graves y estafas reiteradas”. Además, el tribunal consideró a Olivera autor del delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado cometido por ministro de culto no reconocido”, mientras que absolvió al matrimonio de la tentativa de homicidio.

En relación con ese punto, para los jueces “no se encuentra probado que el estado de desnutrición y deshidratación severo al que fue sometido Molina, que puso en riesgo cierto su vida, haya sido producido con el conocimiento de la posibilidad del deceso de la víctima”. El veredicto se dio a conocer ayer por la tarde en la sala del quinto piso del tribunal que tiene su sede en Estomba 34, de Bahía Blanca.

La audiencia de ayer comenzó cuando Olivera y Heit, quienes están detenidos en la Unidad Penal 19 de Villa Floresta, se negaron a pronunciar sus “últimas palabras” antes del veredicto. En la sala se encontraba la víctima, Sonia Molina, quien se declaró satisfecha por la condena, aunque admitió que esperaba que les dieran más años de prisión. “Estoy conforme (porque) lo importante es que estas personas no estén sueltas.” La mujer dijo que vive “tranquila” desde que pudo escapar de la casa en la que estuvo cautiva durante tres meses (ver nota aparte).

La mujer sostuvo que siente “tranquilidad” desde que se escapó del cautiverio y que ha tratado de mantenerse “lo más calma posible”, aunque “obviamente que hay que aprender a vivir con este tipo de cosas, no es algo que se olvide sino que se aprende a vivir con ello”. En ese sentido, dijo que piensa “seguir en la lucha como siempre” porque tiene “una hija que criar” y “un montón de cosas por resolver; quiero capacitarme porque soy una persona capaz de hacerlo”.

Cuando se le preguntó si tiene algún resentimiento hacia las personas que la mantuvieron cautiva, afirmó que por ellos no siente “nada” porque “son dospersonas totalmente enfermas que tienen que estar presas sin ningún beneficio”. Sólo comentó que “tienen cara de cínicos” porque después de estar “tres meses encerrada con ellos, sé cómo se manejan y los gestos que están haciendo”, en relación con la aparente calma que los ahora condenados mantuvieron durante el juicio oral.

Sostuvo que de ahora en más no cierra “un capítulo” de su vida, sino que “se corre a un costado”, y respecto del engaño que sufrió de parte del falso pastor Olivera, la víctima ratificó que sigue “creyendo, mi fe en Dios es óptima”. Agregó que “de hecho, si hoy estoy acá, es gracias a Dios”, a cuya ayuda adjudicó el hecho de haber podido escaparse de la casa en la que la mantuvieron cautiva.

Por su parte, el fiscal opinó que por encima de las diferencias entre su acusación y la sentencia, lo importante es que “se trató de un fallo justo”. Señaló al respecto que es “un fallo importante porque la pena fue grave, cuantiosa”, a pesar de que no se tomó su calificación de “privación ilegal de la libertad” y se la reemplazó por “reducción a servidumbre”. Los abogados de los dos condenados anticiparon ayer que piensan apelar las condenas. “No conocemos los fundamentos del fallo y en la medida que pasen los días y lo analicemos con profundidad haremos nuestra opinión jurídica respecto de cómo sigue”, dijo Claudio Lovfall, uno de los defensores de Olivera y Heit. Por su parte, Leonardo Gómez Talamoni anticipó que van a apelar la sentencia. “No estoy conforme con el monto de la pena. Estefanía venía acusada por tentativa de homicidio y no se la condenó; fue indagada por abuso sexual y no se la condenó y fue acusada por privación ilegal de la libertad y tampoco se la condenó.”

Puntualizó que “así y todo le dieron una pena un tanto alta, tengo que ver los fundamentos que tuvo en cuenta el tribunal para condenarlos y el monto de pena elevado que le impusieron”.

Anterior El Papa dejó gestos y palabras en Tierra Santa
Siguiente Dos terremotos políticos sacuden Francia