Echado por exigir favores sexuales a empleadas


EL LIDER DEL PARTIDO OFICIALISTA EN LA CAPITAL MEXICANA FUE SEPARADO DE SU CARGO

Tal como anticipó ayer Página/12, el líder partidario del PRI, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, será investigado por supuesta prostitución de jóvenes empleadas puestas a su disposición para favores sexuales a cambio de un magro salario pagado por el erario.

Desde México, D. F.

El presidente del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) en lacapital del país, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, fue separado de su cargo para que pueda ser investigado por supuesta prostitución de jóvenes empleadas que habrían sido puestas a su disposición para favores sexuales a cambio de un magro salario pagado del erario, según expuso el lunes una controvertida investigación periodística difundida en un noticiero de radio matutino.

Un equipo de investigación de la Primera Emisión de Noticias MVS utilizó a una reportera para solicitar empleo en el PRI del Distrito Federal, quien respondió a un anuncio en Internet que ofrecía trabajo en una “oficina gubernamental”. La reportera infiltrada grabó audios de la entrevista que le hicieron en el edificio del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político del PRI. En ese primer encuentro tomaron su peso y talla y le anunciaron que “entre sus actividades está el tener sexo oral o vaginal con Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre”. Incluso, le anunciaron que, una vez contratada, “ese mismo día puede tener un encuentro sexual con el líder priísta”.

La denuncia contra Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre no es nueva. Ya hace doce años el diario Reforma publicó un reportaje donde le hizo los mismos señalamientos, pero en aquella ocasión no tuvo mayor consecuencia. El hasta el lunes dirigente capitalino del PRI es hijo de Rafael Gutiérrez Moreno, conocido como El Rey de la Basura y quien junto con su esposa Guillermina de la Torre (fallida candidata al Senado en las elecciones de ese año) forjó un imperio a partir del servicio de recolección y pepena de los desechos de los capitalinos. Gutiérrez de la Torre dirigía el PRI del DF, el partido del presidente Enrique Peña Nieto, desde finales de 2012, cargo al que llegó con un historial de violencia política como principal característica.

El escándalo que estalló la mañana del lunes pasado causó alarma entre la dirigencia nacional del PRI, que anunció la separación del cargo de Gutiérrez de la Torre. En apenas ocho tuits, el PRI se deslindó de su dirigente capitalino, anunció que solicitó “licencia” y exigió una investigación de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

“El PRI nacional ratifica su compromiso con la legalidad y reprueba toda conducta que atente contra la libertad y dignidad de las personas”, dice la cuenta de Twitter del partido oficialista. De hecho, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal inició una queja de oficio tras la difusión del reportaje radiofónico, que se valió de recursos periodísticos. De acuerdo con el testimonio de la reportera infiltrada, “entre 12 y 15 mujeres están al servicio de Cuauhtémoc Gutiérrez, cuando alguna de ellas falta o sube de peso es despedida. La mayoría de ellas son madres solteras, divorciadas o estudiantes”.

Las aspirantes al empleo tienen que entrevistarse con el dirigente partidista, vestidas de forma ligera, como les advirtieron que deberían acudir cuando respondieron el anuncio de trabajo. “Desfilan para entrevistarse con el hijo del Rey de la Basura, entre ellas la reportera infiltrada. Llevan ropa ligera, la mayoría con escote y vestidos muy cortos, tacones altos, bien maquilladas, sin bolso ni celular. Cuando entran el jefe está sentado detrás de su escritorio. Es un hombre obeso, de ancha espalda y de cabeza pequeña. Su rostro, cuadrado como su despacho, tiene el ceño fruncido. Un par de muñecos de Topo Gigio adornan el lugar. El permanece sentado, su baja estatura no se nota. Saluda con indiferencia pero desnuda con la mirada. En segundos hace recordar que el primer contacto sexual puede ser ese mismo día. Pregunta: ¿Cómo te llamas? ¿Dónde vives? ¿Cuántos años tienes? ¿Tienes hijos?”

El propio Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre llamó al noticiero para negar las acusaciones de tener a su servicio una red de prostitución a través de la estructura del PRI del DF. Horas después, ya separado de su cargo, anunció que presentará una denuncia penal para que se investiguen las acusaciones en su contra y también que solicitará que el Instituto Electoral del Distrito Federal haga una auditoría a las finanzas del PRI capitalino. El ahora ex dirigente priísta también advirtió que demandará “que se proceda conforme a la ley en caso de encontrar ilícitos que castigar, tanto del contenido de lo denunciado, como del medio que lo consignó, por los daños y perjuicios que se susciten tanto legales como morales en su caso”.

Sin embargo, la grabación subrepticia obtenida por la reportera infiltrada revela que después de la primera entrevista con Gutiérrez de la Torre, las aspirantes son llevadas a un espacio adyacente donde esperan. Una de las chicas de nuevo ingreso “es llamada por la coordinadora. Pasa con el jefe. Se demora 12 minutos. Cuando regresa tiene los labios despintados. La joven se deja caer como un bulto sobre el sillón. Está pálida y se lleva las manos a la cabeza con desagrado. Pasó la prueba. Ingreso a la red de prostitución”.

Anterior Cuando un amigo no está
Siguiente No se quiere bajar de ninguna pelea