El crimen del cementerio estaría esclarecido pero faltaría el móvil

25

Para la Justicia, se pudieron reconstruir los últimos minutos de Olmos. Para la Policía, aún falta el móvil.

Ayer se conocieron más detalles de la investigación que se llevó a cabo por el denominado “Crimen del Cementerio”, en el que fue ejecutado Sergio Sebastián Olmos (38), un sobrino del conocido narco Edgardo “Tom Jones” Figueroa, el pasado jueves a la madrugada.

Para el fiscal en feria, Hugo Costilla, el homicidio estaría esclarecido, ya que gracias al material probatorio recolectado por la policía se pudieron determinar los últimos minutos de vida de la víctima.

A su vez, Orlando Antonio Quevedo- jefe de policía quien además es licenciado en Criminalística, durante una conferencia de prensa dio a conocer que la causa tuvo importantes avances, teniendo en cuenta la rapidez con la que se pudo dar con los principales sospechosos, aunque aún falta determinar cuál fue el móvil del crimen y quién sería el autor material, por lo que hasta el momento hay cinco personas detenidas y una se encuentra prófuga.

Cabe recordar que durante la mañana de ayer se llevó a cabo la indagatoria de los implicados en el crimen, pero todos se abstuvieron, salvo uno de ellos, quien sería quien ocultó el arma homicida.

Luego de ello, el representante del Ministerio Público Fiscal, en diálogo con un medio radial expresó: “Gracias a un esfuerzo y aunando fuerzas con la división Homicidios y la brigada de Investigaciones, se pudo reconstruir los últimos minutos de vida de Olmos, lo que permitió recabar una gran cantidad de pruebas que permitió esclarecer la causa”.

“Se determinó que la muerte violenta fue provocada por Alexis Roldán (30), Jonathan Ariel Robledo (25) y Pablo Morra (35) -aunque fue omitido el nombre de Nelson Daniel Ruiz (29)-, sobre quienes pesa el delito de ‘homicidio simple agravado por el uso de arma’ en calidad de coautores, añadió.

En este sentido, Costilla sostuvo que “se pudo comprobar que Laura Natalia Nieva (29) y un joven conocido como Franco Exequiel Corzo, alias ‘Pirata’, quienes habrían recibido y ocultaron la motocicleta y el arma utilizadas en el homicidio, por lo que se les acusa del delito de ‘receptación agravada por tratarse de un delito grave’”.

De los cinco detenidos, sólo Corzo prestó declaración, quien manifestó que no estuvo en el lugar e intentó apartarse del hecho.
Si bien el fiscal que investigó el caso dijo que “el homicidio está esclarecido”, no brindó precisiones del móvil que llevó a los acusados a cometer el delito, ni dio detalles sobre el responsable material del disparo que acabó con la vida de Olmos.

Importante avance
En forma paralela, en la mañana de ayer, en la Sala de Situación de la Jefatura General de Policía, Orlando Antonio Quevedo brindó una conferencia de prensa durante la cual se brindaron detalles acerca del importante avance que tuvo la causa, ocurrida en horas de la madrugada del jueves pasado en la avenida Gobernador Rodríguez, frente al Cementerio Municipal “Fray Mamerto Esquiú”, al sur de la Capital.

El titular de la institución manifestó: “Queremos informar a la sociedad del avance importante que tuvo esta causa, ya que desde un primer momento pusimos a disposición de la Fiscalía de Instrucción en feria, a cargo de Hugo Leandro Costilla, los recursos materiales y humanos con los que cuenta la Policía de la Provincia, involucrando a efectivos de las divisiones Criminalística, Homicidios, Investigaciones, laboratorio de Toxicología y el médico legista, para que trabajaran bajo las directivas de la Justicia interviniente y se pudiera llegar a un buen fin en esta investigación, que actualmente tiene a cinco personas mayores de edad en calidad de detenidas y un importante número de elementos probatorios recolectados, entre los cuales se encuentran una camioneta, una motocicleta y el arma de fuego que habría sido utilizada para perpetrar el hecho de sangre, que ya fue remitida a Criminalística para el análisis pericial respectivo”.

“El fiscal cuenta ya con una importante carga probatoria que le permitirá seguir avanzando en la causa, y será quien determinará el móvil del crimen, ya que se piensa que habría existido una disputa previa entre los involucrados, lo cual se establecerá en forma cierta y concreta con una evidencia directa que compruebe lo que verdaderamente sucedió. Actualmente existe un pedido de detención de una sexta persona, que está siendo buscada, ya que estaría relacionada con el hecho investigado”, siguió Quevedo.

A preguntas realizadas por la prensa, el jefe de Policía respondió que “existe un lema que dice ‘el tiempo que pasa, es la verdad que huye’”. “Por ello destaco y valoro profundamente el trabajo llevado a cabo por los peritos y efectivos policiales involucrados en la investigación de este trágico hecho, que permitió poner a disposición del fiscal a las personas detenidas y las pruebas obtenidas”.

Así también, indicó: “En referencia a los dichos vertidos sobre la posible vinculación de personal de la Policía de la Provincia con la muerte de Olmos, desde nuestra institución vamos a lo científico, a la evidencia material, por ello creemos que tal vinculación no existió”.

Finalmente, el jefe de Policía manifestó que existiría una relación de amistad y laboral entre las personas involucradas, y que el hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad de la zona, que fue el primer elemento de prueba brindado al Fiscal de Instrucción, así también en otras cámaras de seguridad circundantes, donde se puede visualizar el recorrido que habría tenido la víctima la madrugada de fatídico hecho.

Hecho
Cabe señalar que a la 1.30 del jueves pasado, efectivos de la comisaría Décima tomaron conocimiento de que en la esquina de la avenida Gobernador Rodríguez y calle Vicario Segura había una persona tendida en la cinta asfáltica, y tras constituirse en el lugar constataron que se trataba de un hombre de apellido Olmos que estaba sin vida, y a su lado una motocicleta en la que circulaba, por lo que de inmediato dieron intervención a la Fiscalía de Instrucción en feria, que llegó al lugar e indicó las medidas a adoptar, al igual que el jefe, subjefe de policía y el secretario de Seguridad Democrática, que colaboraron con la autoridad judicial interviniente con todos los requerimientos realizados.