Empresas “mimadas” y falta de control


El transporte público del Oeste de la provincia se presta violando normativas elementales a la vista de la CNRT. Los viajes al interior provincial se realizan por 4, 5 y hasta 6 horas de recorrido sin contar con servicios de baños, expendio de agua y aire acondicionado.  Belén es uno de los destinos peor atendidos.

Aún con normas establecidas y condiciones para el buen funcionamiento y uso de los servicios vigentes, y existiendo un ente que supuestamente debe regular y velar por la eficiencia de los mismos, se continúa padeciendo la falta de atención necesaria y obligatoria para con el usuario y la abierta violación a la reglamentación consecuente y hasta cómplice.
Un pasajero, ancianos, niños y hasta pacientes con tratamiento en Capital viajan durante horas en un transporte que no cuenta con un baño, al punto que el coche debe detenerse varias veces para permitir que un pasajero haga sus necesidades en el campo y a la intemperie.
Considerando que sobre  el particular se han hecho miles de denuncias que quedaron en la nada, los pasajeros comenzaron a sospechar algún tipo de connivencia entre las empresas y los funcionarios de la CNRT con visos de corrupción, que es menester aclarar en lo inmediato.
Consultada la Comisión Nacional de Regulación del Transporte sobre las deficiencias de los servicios, los empleados de la oficina que atienden en la Terminal de Omnibus en Capital, le entregan al pasajero afectado  un formulario para que el usuario pueda presentar por escrito la denuncia del caso sugiriendo, además, la presentación de fotos a título de prueba de la denuncia.

 

http://www.launiondigital.com.ar

Anterior La EC Sapem denunció por abuso de autoridad al ENRE
Siguiente Los Precios Cuidados, con amplio apoyo