Espías y mentiras en el final de la campaña


EN COLOMBIA UN VIDEO PRUEBA QUE EL RIVAL DE SANTOS, ZULUAGA, ESTABA AL TANTO DEL ESPIONAJE AL PROCESO DE PAZ

A una semana de los comicios, la revelación del supuesto encuentro entre el candidato uribista y un hacker sacudió la campaña opositora. Mientras tanto, el presidente candidato Santos insistió en que él logrará la paz con las FARC.

Desde Bogotá

Espionaje. Mentiras. Montajes. Crímenes. Y candidatos presidenciales. A una semana de las elecciones, la guerra sucia de la campaña de Oscar Iván Zuluaga, candidato de la derecha, contra el actual presidente candidato Juan Manuel Santos, se fue a pique tras conocerse un video en el que se evidencia que el mismo Zuluaga, crítico de los diálogos de la paz del actual gobierno con la guerrilla de las FARC, estaba al tanto de la interceptación ilegal que intenta hacer tambalear las negociaciones. En la campaña de Zuluaga se encolumna gran parte del conservadurismo, mientras los diálogos de paz son el punto central de la campaña reeleccionista de Santos quien, durante recorridas por plazas de Bogotá ayer, afirmó que se siente triste como colombiano por las conocidas maniobras ilegales de sus contrincantes, pero que confía en que el pueblo deposite su voz por la paz en los comicios del próximo domingo.

El presidente –que alcanza 28,5 puntos en las encuestas más recientesfrente a 29,5 de Zuluaga– explicó que la razón más importante para que lo voten es “porque después de 50 años de guerra el país tiene hoy la posibilidad, como nunca antes, de alcanzar la paz. Imagínense ustedes lo que sería Colombia sin este conflicto armado y esta guerra que nos ha dividido, que nos ha llenado de odios y de rencores, esta guerra que ha producido tantas muertes, que ha frenado nuestro desarrollo y nos ha impedido realizar este enorme potencial”, dijo en la localidad de Rafael ante miles de seguidores que lo aplaudían tras arengar contra Uribe con el coro de “Uribe mentiroso”.

Esta trama de escándalos incluye también denuncias del ex presidente sobre supuestos dineros ilegales a la campaña de Santos. La Fiscalía lo convidó a declarar, pero el ex mandatario se negó. “El país ya conoce el proceder del presidente Uribe, que tira la piedra y esconde la mano. Esas acusaciones temerarias dice que fueron rumores o conjeturas y cuando lo tratan de concretar no se presenta. Más claro no canta un gallo”, aclaró Santos al respecto para Semana.

En el video divulgado ayer por esa revista se observa y escucha a Zuluaga reunido con un hacker que le detalla cómo está obteniendo datos de Inteligencia de los militares colombianos sobre los negociadores del proceso de paz en Cuba. Ante las declaraciones del hacker, ni Zuluaga ni su asesor Luis Hoyos también presente se muestran sorprendidos, aunque se trata de revelaciones de un acto criminal, ni mucho menos acudieron a la Justicia para denunciar los delitos. Andrés Sepúlveda, el hacker que actualmente está detenido, conversa también con Hoyos, quien trajo al astuto informático a la campaña y renunció hace una semana tras conocerse que se estaban dando “chuzadas” (escuchas) a los negociadores de La Habana (ver aparte). El candidato de la derecha se explicó diciendo que el video “es parte de un vulgar montaje que ha sido preparado para manchar nuestra campaña”.

En el multitudinario cierre de campaña ayer en la capital, Santos, su fórmula vicepresidencial, Germán Vargas Lleras, y el ex presidente César Gaviria calificaron de cobarde la respuesta de Zuluaga y cuestionaron porque, en vez de negar su vinculación directa con el hacker, a la campaña opositora le preocupa que se hayan conocido los hechos en vez de explicar los actos criminales. “No es casualidad que se publique (el video) cuando punteo en las encuestas y el candidato presidente cae”, aseveró Oscar Iván Zuluaga, economista y ex ministro de Uribe, quien comenzó a subir en las encuestas después de iniciados los ataques al proceso de paz, el segundo que un gobierno realiza con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) y que, de terminarse con éxito, pondría fin a la guerrilla más antigua del continente.

Justo el pasado viernes, se cerró uno de los puntos más delicados de la negociación: el narcotráfico. Por primera vez, los insurgentes reconocieron que han tenido entre sus negocios el narco y que se comprometen a dejarlo, de llegar a un acuerdo final. Mientras tanto, el gobierno se comprometió a poner en marcha un programa para la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos y la no aspersión aérea sobre éstos, que se ha desarrollado con apoyo del gobierno de Estados Unidos por décadas. La negociación del fin de las FARC en La Habana es el centro de la opinión pública hoy por los avances en cuatro de los cinco puntos que iniciaron se negocian hacen seis meses, paralelos a la recta final de la campaña presidencial marcada por complots, delitos y el gran poder de los datos informáticos de los servicios secretos. Quién contrató a Andrés Sepúlveda, quién filtró el video a los medios y por qué Zuluaga y su asesor lo consultan sobre “qué golpe nos va a dar Santos como su tabla de salvación” son motivos de investigación judicial.

Entre tanto, los candidatos del opositor Polo Democrático Alternativo y la Alianza Verde, Clara López y Enrique Peñalosa, pidieron al aspirante uribista que renuncie a su candidatura. Uribe salió en defensa de la campaña derechista argumentando que “éstos son montajes al mejor estilo de fraude chavista de Venezuela”. Enardecidos en el micrófono en la plaza pública en Bogotá, ayer, los asesores de Santos acusaron en cambio de “castro-chavistas” las maniobras de la campaña de Zuluaga, sumiendo en un gran clima de tensión la recta final de las presidenciales en Colombia. Senadores liberales, conservadores e independientes se sumaron también al llamado por la renuncia de Zuluaga.

Anterior Crecieron un 43,5% los recursos nacionales que llegan a Catamarca
Siguiente Se encontró el subcampeonato