Este año ya hay récord histórico de donantes de órganos

10

En el país, se alcanzó el récord de 632 donantes de órganos en lo que va de este 2018, por encima de la marca histórica anterior de 630 donantes registrados en todo el 2012.

Argentina alcanzó su récord histórico de donantes de órganos. Por primera vez, se alcanzó el récord de 632 donantes de órganos en lo que va de este 2018, por encima de la marca histórica anterior de 630 donantes registrados en todo el 2012, informó hoy el INCUCAI. También se registró una marca histórica en el número de trasplantes, con 1.499 operaciones. Estas cifras se consiguieron tras la sanción de la nueva ley de donación y trasplante N° 27.447 (conocida como ley Justina), que permitió fortalecer el sistema de procuración y agilizó y simplificó los proceso de donación y trasplante.

Según el INCUCAI, desde que entró en vigencia la nueva ley en agosto –cuya reglamentación está próxima a salir- se incrementó 59% la donación de órganos. Al tiempo que la oposición a la donación cayó de un 42% a un 17%.

Estas alentadoras cifras, que ubican a la Argentina como líder regional en materia de donación y trasplantes de órganos, tienen como trasfondo el caso de Justina Lo Cane, la chica de 12 años que estuvo cuatro meses esperando un trasplante de corazón que no llegó. Durante esos meses de espera, Justina le pidió a su papá que hiciera una campaña pero no para ella, sino que fuera una campaña para “ayudar a todos los que podamos”. Ese mensaje, que habla de ayudar a todos y no un pedido personal, fue lo que logró una concientización en la sociedad. Así lo entiende también el presidente del Incucai, Alberto Maceira. “Los pedidos individuales no sirven. El pedido de ‘ayudemos a todos’ fue la clave. Ese es el mensaje”, señaló el funcionario a Clarín, días antes de lograr el récord.

Justina murió esperando un corazón. Pero su mensaje llegó a toda la sociedad. Y su familia se comprometió a seguir trabajando para cumplir su deseo. “La sensación al ver estas cifras es que vamos cumpliendo el deseo de Justina. Es una sensación de felicidad plena, porque se están salvando más vidas. Me llena de satisfacción saber que hay personas que no van a pasar por el dolor que yo tengo”, dice Ezequiel Lo Cane en diálogo con Clarín.

Y dice que en estos momentos imagina que Justina está saltando o bailando, que era la forma en que le gustaba a ella festejar los logros. “Esté en el plano que esté, sé que ella está así ahora”, dice. Y al cortar la comunicación telefónica con Clarín, Ezequiel manda un WhatsApp: “El horario de mi celular al terminar la nota fue 13:31. ¡Señales! Justina y yo jugábamos a buscar patentes capicúas al ir al colegio. Esa señal del celular 13:31 la leo como que ella está chocha de lo que está pasando”. Ezequiel dice que cada día dedica más tiempo y está más involucrado en trabajar para que Argentina sea un país líder en donación y trasplantes de órganos. Por eso anticipa que en las próximas semanas presentarán un nuevo proyecto.

El proyecto de la ley Justina llegó al Congreso en abril de este año de la mano del senador Juan Carlos Marino (UCR). En comisión se llevó adelante un proyecto consensuado con INCUCAI, especialistas y sociedades científicas que trabajaron en la confección de una nueva norma que pudiera agilizar los procesos.

Una de las modificaciones, que fue una de las claves para lo que está sucediendo hoy con el aumento de las donaciones, es que se eliminaba el consentimiento familiar para la figura del donante presunto. Si bien en Argentina la figura del donante presunto existe desde el 2005, en aquel momento se había consensuado que en caso de no existir voluntad expresa de la persona fallecida, se debía pedir un testimonio a la familia. El pedido de esa firma en ese momento dramático, como es la muerte de un ser querido, se traducía en un 40% de oposición a la donación.

“El sistema de salud entendió que el donante presunto tiene un aval de ley, y se está animando no a pedir sino a comunicar que esa persona es donante porque no dejó expresión en vida. Hoy la oposición familiar cayó a un 15%, prácticamente desapareció”, dijo Maceira. Otro dato que sumó el presidente del Incucai: “En los últimos dos meses prácticamente no hubo registro de voluntades negativas. La gente acompaña claramente este proceso. Sentimos que esta es una ley de la sociedad que nos está obligando a trabajar para responder”.

La nueva ley de trasplantes de órganos fue sancionada el 4 de julio. Se aprobó por unanimidad en el Senado y en Diputados. En agosto, el primer mes en que entró en vigencia, hubo récord histórico para un solo mes, con 88 donantes. Y los meses siguientes se mantuvieron por encima de 70 donantes.

Otros logros de este último tiempo fue que La Pampa logró lista de espera cero para trasplantes de córneas. Y Misiones está a punto de conseguirlo también. En este tiempo también se realizó el segundo trasplante renal cruzado del país.

¿El sistema está preparado para este aumento de donantes? “Hasta ahora no hemos tenido problemas, salvo algunas cuestiones logísticas que estamos reacomodando. Pero los equipos de trasplantes están respondiendo de acuerdo a la oferta”, señaló el funcionario.

Con información de Clarín