Kiev redobla el ataque en el este de Ucrania


SE INTENSIFICO EL BOMBARDEO DE MILICIAS PRORRUSAS QUE OCUPAN EDIFICIOS PUBLICOS EN SLAVIANSK Y DONETSK

Los combates forman parte de un aumento de la operación militar lanzada hace semanas por las autoridades de Kiev contra separatistas prorrusos, que este mes proclamaron la independencia de dos provincias del este de Ucrania.

La escalada militar que impulsa Kiev contra los separatistas prorrusos volvió a intensificarse. Las tropas ucranianas bombardearon Slaviansk, ciudad ubicada 90 kilómetros al norte de Donetsk, y escenario de frecuentes combates en las últimas semanas. Las fuerzas prorrusas contestaron el ataque con fuego antiaéreo contra aviones caza que sobrevolaban Donetsk. En Slaviansk, los proyectiles de artillería lanzados por el ejército ucraniano cayeron sobre una escuela y dañaron el edificio. La agencia de noticias rusa Interfax, citando a un comandante insurgente, dijo que los heridos fueron al menos siete, todos civiles, entre ellos un niño. El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, expresó ayer –en una entrevista con el diario alemán Bild que se publica hoy– su deseo de conversar con su par ruso, Vladimir Putin, para “apaciguar la crisis y obrar por la paz”.

En Donetsk, las tropas separatistas volvieron a ocupar la sede del Servicio de Seguridad Ucraniano y dispararon proyectiles antiaéreos contra dos aviones caza que poco antes habían comenzado a sobrevolar esta ciudad de más de un millón de habitantes y bastión de los rebeldes anti Kiev. Los estruendos provocaron la huida despavorida de residentes que habían aprovechado una mañana calma para salir a las calles e intentar retomar sus actividades. “Se pueden escuchar los disparos cerca de la oficina de Seguridad en la región de Donetsk, en la calle Schorsa”, señaló el alcalde de Donetsk, Alexander Lukianenko.

El funcionario llamó a los residentes a que se mantuvieran alejados de sus casas. Los combates forman parte de un aumento de la operación militar lanzada hace semanas por las autoridades de Kiev contra separatistas prorrusos, que este mes proclamaron la independencia de dos provincias del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk, luego de tomar edificios públicos y de dispersar a la policía local.

Decenas de insurgentes murieron en los últimos días en una intensificación de los enfrentamientos en los alrededores de Donetsk, luego de laselecciones presidenciales del domingo pasado, cuyo ganador, el magnate chocolatero Petro Poroshenko, prometió mano dura contra los separatistas. Los combates más fuertes se registraron el lunes en inmediaciones del aeropuerto de la ciudad, cuando milicianos separatistas intentaron tomarlo y fueron repelidos por el ejército, que mantuvo el control de la estación aérea, la más importante de esta región minera e industrial de Ucrania.

Líderes rebeldes dijeron que hasta cien combatientes prorrusos podrían haber muerto en esos choques.

Ayer, una serie de nuevos ataques sacudieron la zona del aeropuerto, dijeron autoridades locales y fuentes separatistas, aunque no hubo información de eventuales víctimas. El sobrevuelo de los aviones caza y la respuesta de los milicianos ocurrió al mediodía y puso fin a una breve calma en Donetsk, una ciudad desierta, con comercios, escuelas, fábricas y minas cerrados mientras contaba los muertos tras los combates en el aeropuerto. Por la mañana, más gente se animó a salir a las calles e ir a trabajar, algunos locales y cafés abrieron sus puertas y, de a poco, la tensión empezó a aflojar hasta que el sonido inconfundible de los cazas volvió a alterar la paz de la ciudad.

Sobre las conversaciones con Putin, el presidente ucraniano manifestó que aún no se decidió cuándo ni dónde tendrá lugar el encuentro bilateral, en respuesta al diario alemán, que le preguntó si iba a aprovechar su participación en las ceremonias de conmemoración del desembarco aliado del 6 de junio de 1944 en Normandía para hablar con el presidente ruso. El presidente francés, François Hollande, invitó a Poroshenko a la ceremonia de conmemoración del desembarco aliado en Francia.

Entre los dirigentes que participarán de la ceremonia figura Putin, que será recibido por Hollande en la víspera del homenaje en el Palacio Elíseo, junto al presidente estadounidense Barack Obama. El mandatario francés habló con Poroshenko, afirmó que su invitación abre la vía a una salida pacífica y política de la crisis en Ucrania y le garantizó al jefe de Estado ucraniano el apoyo de Francia para recuperar y estabilizar su país.

Asimismo, Ucrania pretende llevar adelante una demanda contra Rusia, ante un tribunal de arbitraje en Estocolmo si fuera necesario, en el caso de que no alcancen un acuerdo en la disputa por los precios del gas, anunció ayer su primer ministro, Arseni Yatseniuk, en una conferencia en Berlín. “No vamos a pagar 500 dólares por mil metros cúbicos”, dijo el dirigente ucraniano. “Nadie puede usar la energía como un arma política”, agregó el primer ministro, que acusó a Rusia de tener como objetivo la eliminación del Estado de Ucrania. Rusia cifra el pago de deudas atrasadas en 5200 millones de dólares (3820 millones de euros). Moscú le pide a Kiev que pague 2000 millones de dólares al grupo estatal del gas ruso Gazprom en los próximos días.

Por otra parte, Ucrania acusa a Rusia de instigar las revueltas separatistas prorrusas en el Este para arrebatarle más territorio, como hizo con Crimea, la sureña península que Moscú anexó el mes pasado luego de que votara su independencia. Putin rechaza esas acusaciones y ha ignorado el pedido de anexión de los separatistas de Donetsk y de Lugansk, aunque exige el fin de la ofensiva de Kiev y el inicio de un diálogo nacional para superar la crisis, aprovechando la elección de Poroshenko.

Anterior “Está todo para hacer un gran Mundial”
Siguiente Pedidos de perpetuas y diferencias