La tragedia que llegó de contramano


UN CAMION QUE IBA EN LA MANO CONTRARIA DE UNA AUTOPISTA MENDOCINA CHOCO A UN MICRO. HAY 17 MUERTOS

El camión circuló varios kilómetros a gran velocidad por la mano contraria de la Ruta 7, a esa altura una autovía. Hubo alertas de automovilistas y la policía lo perseguía. Finalmente embistió a un micro que había salido de Córdoba. Hay al menos 17 muertos y 14 heridos.

Por lo menos 17 muertos causó el inaudito choque frontal que se produjo en Mendoza, en la tarde de ayer, cuando un camión semirremolque, después de circular varios kilómetros a contramano por la Ruta 7 a alta velocidad, chocó de frente a un ómnibus. El camión procedía de Brasil y hasta anoche se desconocían las causas por las cuales su conductor había tomado por el lado indebido del camino, que a esa altura es una autopista, con dos manos separadas, a su vez con dos carriles cada una. Los dos vehículos se incendiaron tras el choque. El conductor del camión murió, al igual que los dos choferes del ómnibus y 14 pasajeros, varios de ellos niños. Hay 14 heridos. 

El siniestro se produjo a las 17.50, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Mendoza, en el kilómetro 1010 de la Ruta Nacional 7, frente al autódromo Angel Pena, departamento de San Martín. El camión, cargado con ajos, venía circulando de contramano desde hacía varios kilómetros.

El Ministerio de Salud informó que en el ómnibus viajaban 30 personas, incluidos ambos choferes. De ellas, 14 fallecieron en el acto; una murió en el helicóptero mientras era trasladada y otra pereció en el Hospital Lagomaggiore, además del conductor del camión, que también murió.

Los restantes 14 estaban anoche internados en diferentes hospitales: el Lagomaggiore, el Perrupato y el Central.

Inicialmente los sobrevivientes habían sido trasladados al Hospital Perrupato, próximo a la localidad de San Martín. Allí, en un operativo de emergencia, fueron clasificados por su gravedad. Uno de los pasajeros falleció en ese hospital. Anoche, el Perrupato se hallaba colapsado. Dos heridos fueron trasladados al Hospital Central, de la ciudad de Mendoza, uno de ellos en helicóptero. Los restantes estaban anoche en observación; la más grave era una mujer, con traumatismo abdominal, que se hallaba en estado reservado. “Al resto de los pacientes los estamos estabilizando”, señaló Gustavo Patti, director del Perrupato. Los pasajeros presentaban heridas cortantes, fracturas y traumatismos varios.

El camión, con patente brasileña, según testigos habría circulado por lo menos 10 kilómetros a contramano, aproximadamente a 120 kilómetros por hora. Inicialmente en la tarde de ayer, circuló la versión de que habría sido robado pero no fue confirmada. Resta la posibilidad de que el conductor se hallara alcoholizado, sobre lo cual anoche no había todavía información.

El gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, presente en el lugar de la tragedia, sostuvo que “en principio, el chofer se habría perdido”. “Tendría que haber entrado junto a otros dos camiones, que sí entraron, a hacer aduana.”

El micro pertenecía a la empresa Mercobus Plus Ultra, interno 28, y había salido de la ciudad de Córdoba a las 7.30, pasando por San Luis, con destino a la terminal de ómnibus de Mendoza, donde tenía previsto llegar poco después de las 18.

Un automovilista, que circulaba en el mismo sentido que el camión pero por la mano correcta, lo filmó durante varios minutos, en los que se lo ve avanzar a contramano por el carril rápido, sin detenerse ni disminuir la velocidad; varios autos, circulando por el carril de la derecha, se cruzan con el camión, sin consecuencias, antes del previsible choque frontal que la filmación no llegó a registrar.

Según el Ministerio de Seguridad mendocino, tres patrulleros de la policía provincial intentaron detener al camión. Se habían trasladado hasta el lugar porque en el 911 se recibieron llamados que alertaban sobre la situación. Según el Ministerio, los vehículos policiales seguían al camión con cautela para evitar causar ellos un choque.

El diario mendocino on line El Sol reprodujo anoche el testimonio de Gonzalo Agrelo, de 42 años, quien se trasladaba en su vehículo desde la localidad mendocina de San Martín, en el marco de su trabajo como productor de seguros, hacia la capital provincial. Iba aproximadamente a un kilómetro del ómnibus cuando se produjo el impacto frontal. “El camión venía desde Rodeo del Medio en contramano –contó Agrelo–. No sé cómo duró tanto.” El testigo contó que distintos automovilistas le hicieron señales al chofer, que no hizo caso. Cuando llegó al lugar del accidente, vio “un caos”. Los dos vehículos habían explotado en forma inmediata y los automóviles cercanos trataban de apartarse para evitar más choques.

Tras el fuerte impacto, ambos vehículos se incendiaron, de modo que muchas de las víctimas quedaron calcinadas por el fuego. Varios de los pasajeros del ómnibus lograron escapar por las ventanas y algunos por la puerta, que había quedado abierta.

Según Agrelo, cuando los primeros sobrevivientes lograban salir del ómnibus, uno de ellos fue embestido por un automóvil que no alcanzó a esquivarlo. “Los autos no sabían para dónde ir”, dijo el testigo. Varios heridos habían logrado llegar a la banquina para alejarse de las llamas. Algunos automovilistas intentaban socorrerlos. “Eran imágenes terribles las que se veían. Había gente accidentada por todos lados”, agregó Agrelo, que reside en la localidad de Maipú.

Antonio Cáceres, subjefe de la Policía Vial, relató que “las personas están totalmente calcinadas, hasta lo que se puede ver, porque todavía están apagando el incendio”, y comentó: “Es terrible, la gente no tuvo tiempo de nada”. La policía había desviado el tránsito para que los bomberos pudieran actuar sobre los vehículos en llamas. Varias autobombas se hicieron presentes.

Francisco Pérez, gobernador mendocino; Jorge Omar Giménez, intendente de San Martín, y Leonardo Comperatore, ministro de Seguridad, se hicieron presentes en el sitio del siniestro.

Anterior Gremios docentes rechazaron la nueva propuesta salarial y el lunes van al paro
Siguiente En 2013, la actividad minera aportó a la provincia 480 millones de pesos