Miles de millones de dólares de inversión


PROYECCIONES SOBRE INFRAESTRUCTURA PRODUCTIVA, SOCIAL Y ENERGETICA PARA LOS PROXIMOS DIEZ AÑOS

Jorge Capitanich presentó ayer proyecciones de desembolsos públicos y privados por un monto de 436 mil millones de dólares. Aseguró que el país está en condiciones de resolver en forma estructural la cuestión de la deuda pública.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitancih, estimó ayer que la Argentina está en condiciones de beneficiarse con inversiones públicas y privadas en infraestructura productiva, social y energética por un monto de 436 mil millones de dólares “en un plazo de diez, doce o quince años”. El funcionario ofreció detalles del plan estratégico del gobierno nacional para el próximo decenio durante un almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), que encabeza el empresario Eduardo Eurnekian, titular de Aeropuertos Argentina 2000. El jefe de ministros sostuvo que la Argentina “está en condiciones de resolver de forma estructural el problema de la deuda pública”, y destacó los acuerdos alcanzados con el tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi) y con la petrolera Repsol, por la estatización de YPF, que –según dijo– “abren la posibilidad de acceso al mercado de capitales para potenciar las inversiones privadas”.

El convite tuvo lugar a la hora del almuerzo en el Hotel Alvear, con presencia de unos 200 empresarios. Eurnekian estuvo a cargo de la presentación formal del jefe de Gabinete, quien hizo un recorrido por los hechos de gestión que consideró más relevantes en los últimos años y de los principales indicadores de la política económica. El encuentro se realiza en momentos en que se registran nuevas tensiones con una parte del establishment. Durante la reunión, la cámaras que integran el denominado Foro de Convergencia Empresarial (FCE) solicitaron una audiencia para discutir el documento que dieron a conocer el lunes pasado. Capitanich se refirió durante su alocución sobre “la importancia de un debate entre las diferentes fuerzas políticas”.

En materia económica, el funcionario sostuvo que el Gobierno generó “las condiciones para el diseño de la política cambiaria compatible con una política monetaria en donde el incremento de las tasas de interés propició un estímulo para la demanda en pesos”. En referencia a los salarios, destacó que este año se llevarán a cabo 1650 paritarias, frente a las 200 que se realizaban diez años atrás, que concluirán “con parámetros razonables, debidamente negociados entre empresas y representantes gremiales”. Aseguró además que “la sostenibilidad fiscal de largo plazo de la Argentina está directamente asociada al autoabastecimiento energético”, y estimó que el acceso al mercado de capitales tendrá un impacto favorable en las cuentas públicas, de entre 2 y 3 puntos del PIB.

“Así como es necesario poner metas de incremento de productividad, de estabilidad macroeconómica, de sustentabilidad fiscal y de calidad educativa, también es importante observar la inversión en infraestructura como un factor de competitividad sistémica del país”, señaló antes de precisar las cifras proyectadas de posibles desembolsos. El plan de inversiones, que asciende a unos 436 mil millones de dólares, incluye 3000 millones en el sistema fluvial para el acceso a puertos, 40.000 millones para autovías, 5500 millones en los corredores bioceánicos y 500 millones en las redes de fibra óptica. Los proyectos hídricos demandarán otros 20.000 millones, a los que se suman 15.000 millones para oleoductos y gasoductos, 5000 millones para acueductos y redes de agua y 40.000 millones para regularización de asentamientos urbanos, obras de infraestructura social básica y viviendas. Las fuentes previstas de financiamiento son el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento. También aseguró que podría sumarse el Bndes de Brasil y acuerdos con el fondo de desarrollo árabe de Kuwait, con Arabia Saudita, China o Rusia.

Anterior Lucía Corpacci y Dalmacio Mera, junto al Papa Francisco
Siguiente Dilma cargó contra el monopolio en la red