Putin usaría la fuerza como último recurso


MOSCU NEGO QUE ESTEN ACTUANDO FUERZAS RUSAS EN CRIMEA Y QUE INTERVENDRIAN “SOLO EN CASO EXTREMO”

La Unión Europea y Estados Unidos alertaron de las posibles sanciones contra el Kremlin; además, ambos anunciaron ayudas económicas a Ucrania. Rusia dijo que las maniobras militares que despertaron preocupación ya concluyeron.

Unidos y Rusia intercambiaron acusaciones en el marco de la crisis por la península de Crimea. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró que Rusia se involucra en “mentiras, intimidaciones y provocaciones” para crear un pretexto para una mayor invasión de Ucrania. Durante una conferencia de prensa en Kiev, Kerry dijo que el Kremlin debe regresar las tropas a los cuarteles. Si no, a Estados Unidos y a sus aliados no les quedará otra opción que “aislar política, diplomática y económicamente” a Rusia, advirtió. Wa-shington acusó al Kremlin de ocupar la península de Crimea, que pertenece a Ucrania, con miles de soldados, algo que negó el presidente ruso, Vladimir Putin, quien afirmó ayer que los uniformados que patrullan la región son fuerzas de autodefensa. “¿Qué podría desencadenar un posible uso de la fuerza? Sólo un caso extremo”, afirmó el mandatario ruso, que calificó esa posibilidad de “último recurso”, aunque no descartó una intervención en el futuro.

Putin advirtió a Occidente de la imposición de sanciones y defendió que las dos partes resultarían perjudicadas. “Quien piense en sanciones debe ser consciente de las consecuencias”, señaló. La Unión Europea y Estados Unidos alertaron anteayer de las posibles medidas a tomar. Por otra parte, el jefe del Kremlin se mostró abierto a la propuesta alemana de crear un grupo de contacto internacional para el conflicto ucraniano. “En principio, es posible”, señaló el mandatario. Además, Putin dijo que las maniobras militares iniciadas la semana pasada estaban planeadas desde hacía tiempo y aseguró que ya concluyeron. “Ayer ordené que todas las tropas volvieran a las bases militares”, sostuvo. En las maniobras, que despertaron gran preocupación en Occidente, participaron unos 150.000 soldados, aviones, tanques y barcos.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) advirtió ayer por segunda vez a Moscú de sus acciones en Ucrania y el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, consideró que estas maniobras tienen graves consecuencias para la seguridad de la alianza militar.

“Pese a los reiterados llamados de la comunidad internacional, Rusia continúa violando la soberanía e integridad territorial ucranianas y continúa violando sus compromisos internacionales”, señaló en Bruselas, tras mantener conversaciones con los embajadores ante la OTAN.

Para hoy se espera otro día de intensa actividad diplomática, con Kerry y su homólogo ruso Serguei Lavrov reunidos por primera vez cara a cara desde que asumió el nuevo gobierno en Kiev. Ambos participarán en conversaciones patrocinadas por Francia en París sobre el Líbano. Lavrov se reunió previamente ayer en Madrid con la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, para abordar la crisis en Ucrania.

En una muestra de apoyo al nuevo gobierno ucraniano, Estados Unidos concederá a Ucrania una ayuda de 1000 millones de dólares (726 millones de euros) para mantener su suministro energético, informó ayer la Casa Blanca en Washington, coincidiendo casi con la llegada de Kerry a Kiev. Washington también podría apoyar al Banco Central y al Ministerio de Finanzas de Kiev con expertos técnicos que asesorarían sobre la forma de contener la presión de los mercados y de poner en marcha importantes reformas energéticas. La Casa Blanca está dispuesta a sostener a la ex República Soviética, que tiene problemas financieros y de competitividad, con garantías crediticias, entre otras ayudas.

También la UE se manifestó dispuesta a ayudar a Ucrania con un paquete que podrían aprobar hoy los comisarios europeos, anunció una vocera de la Comisión ayer sin dar una cifra. Al parecer, Bruselas estaría dispuesto a aumentar su ayuda financiera: el año pasado la UE ofreció unos 600 millones de euros (826 millones de dólares) a Ucrania, aunque condicionó ese remesa a que Kiev acepte un crédito millonario del Fondo Monetario Internacional (FMI). Esta oferta inicial podría aumentarse en hasta 1000 millones de euros (1377 millones de dólares) para evitar la bancarrota del país. Estos apoyos se producen después de que la empresa gasista estatal rusa Gazprom anunciara el encarecimiento del gas para la ex República Soviética y exigiera el pago de la deuda. Ucrania no pudo pagar en febrero el gas importado y le debe a Gazprom 1530 millones de dólares, afirmó en Moscú el presidente de la compañía, Alexei Miller.

El bloque europeo mantendrá una cumbre sobre la crisis mañana en Bruselas, a la que asistirá el primer ministro ucraniano interino, Arseni Yatseniuk. Los embajadores de los 28 países miembros de la OTAN se encontraron ayer en Bruselas, por segunda vez en tres días, para evaluar la situación. El Consejo de la OTAN se reunió luego de que Polonia reclamase un mitin apelando al artículo 4 del Tratado, que prevé consultas cuando uno de los miembros de la organización considera que está amenazada la integridad de su territorio, su independencia política o su seguridad.

Mientras tanto, Rusia aceptó la invitación del secretario general de la OTAN para una reunión extraordinaria hoy del Consejo OTAN-Rusia. Y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) enviará una misión de observadores militares a Ucrania a pedido de Kiev, señalaron fuentes diplomáticas en Viena. La misión, aprobada por veinte países integrantes de la OSCE, estará integrada por observadores desarmados y posiblemente parta hoy con destino a Ucrania.

Anterior "No se entiende una minería donde las empresas estén bien y la gente no"
Siguiente Dos que apuestan a la levantada