Rescatan a una familia que vivía en situación extrema y aislada de la civilización en el cerro


Se trata de una familia integrada por ocho personas de muy escasos recursos, que vive en un puesto que no se encontraba en ningún registro de la zona. No estaban censados y nadie sabía de ellos. Numerosas personas anoticiadas de este caso que conmueve a Fiambalá, comenzaron a llegar con ayuda de todo tipo.

FIAMBALA – El comisario Inspector Barrios, de la Policía de Catamarca, fue designado como coordinador general por la jefatura de Policía, (tras una orden judicial) con personal del grupo GER (rescate de Bomberos) y de Montada (con mulares), que recorrieron todos los puestos del Cordón de San Buenaventura, a la altura de Río Grande.
El jueves en horas tempranas partieron desde la localidad de Tatón, orientados por un baqueano conocedor de la zona y recorrieron varios puestos hasta dar con una familia en un paraje que, según dicen, se llama “Los Reales”. Allí se dieron con la novedad de que la familia estaba integrada por un hombre llamado Juan Morales, aproximadamente de 34 años de edad, una mujer llamada Liliana Gonzales, de 27 años aproximadamente, con seis niños menores de edad, que rondan entre el año y medio y los doce de edad. Toda la familia con rasgos característicos de vivir en una zona totalmente inhóspita, a la que solo se puede acceder caminando y con mulares. Dos de los niños no poseen sus correspondientes DNI y no tenían roce con ninguna otra persona que no sea de su familia, además de que la mujer cursa un embarazo de ocho meses.
El personal policial, al llegar al paraje que está en el límite de los departamentos de Antofagasta de la Sierra, Tinogasta y Belén, invitó a la familia a que se encaminen juntos hacia Fiambalá para allí ser acudidos por médicos y asistentes sociales, y corroborar fehacientemente su estado de salud, a lo que la familia en ningún momento se negó.
Al llegar al hospital, fueron atendidos por la doctora Valeria Castro, diagnosticando que se encuentran en buen estado de salud, pero se necesita que se realicen más estudios.
No estaban censados y
nadie sabía de ellos
Al parecer, estas personas no estaban registradas por las autoridades que vivían en esa zona, ni su puesto en los distintos censos y mapas de la región, dado que se alimentaban de animales que criaban y solamente, en algunas ocasiones, el hombre bajaba a un paraje llamado El Durazno, que pertenece al departamento Belén, a buscar algunas provisiones.
La mujer cursa un embarazo de ocho meses, asimismo se supone que los anteriores partos fueron atendidos por Juan Morales (concubino) en la misma casita donde viven. También es materia de investigación el porqué se mantenían en ese lugar, totalmente aislados de la civilización sufriendo toda clase de pesadumbre.
Solidaridad
Numerosas personas anoticiadas de este caso que conmueve a Fiambalá, comenzaron a llegar con ayuda de todo tipo, ya que al ser de muy escasos recursos, esta familia en general carece de todo tipo de elementos y alimentos. Por cualquier ayuda que se quiera brindar a esta familia, deben comunicarse con el Hospital Dr. Luis Agote, al teléfono (03837) 496044 o Defensa Civil y Bomberos Voluntarios de Fiambalá.

 

http://www.launiondigital.com.ar

Anterior “Una actitud conspirativa contra el país”
Siguiente Cómo decir las cosas por su nombre