Rescate de las profundidades


RECUPERARON YA 58 CUERPOS DEL NAUFRAGIO DEL FERRY EN COREA DEL SUR

Los buzos alcanzaron a sacar los primeros 19 cuerpos atrapados en el interior del ferry Sewol. Confirman 58 muertes y siguen desaparecidas 244 personas. Rescataron con vida a 174. La hipótesis más seria es que el buque dio un giro muy brusco y volcó.

Ya son 58 los muertos confirmados por el naufragio del ferry Sewol, ocurrido el miércoles pasado en aguas de Corea del Sur, luego de que ayer los buzos lograran acceder al buque y recuperaran 19 cuerpos. Hasta el momento, el balance oficial de la tragedia también indica que 244 personas siguen desaparecidas, la mayoría adolescentes, y 174 pudieron ser rescatadas. Cerca de 200 familiares de los muertos y desaparecidos realizaron una marcha de protesta desde Jindo, la isla vecina del lugar de la catástrofe, donde se encuentran alojados, hasta la presidencia en Seúl, a 420 kilómetros.

Luego de tres días de intentar ingresar al transbordador, finalmente los buzos ayer lograron entrar y avanzar con el operativo de rescate de los pasajeros atrapados. Poco antes de la medianoche local, rompieron la ventana de una cabina de pasajeros y sacaron los tres primeros cuerpos. Todos llevaban puestos chalecos salvavidas y dos eran de sexo masculino, mientras que el tercer cuerpo todavía no pudo ser confirmado. Los restantes cuerpos fueron recuperados en las horas siguientes por los equipos de socorro que trabajan en la zona del ferry, hundido a unos 20 kilómetros de la isla de Byungpoong, en el suroeste de Corea del Sur.

Los cuerpos se colocaron en tiendas de campaña en la isla de Jindo, donde parientes de los pasajeros del ferry acampan en un gimnasio desde el naufragio, para tratar de identificarlos y luego pedir a los familiares que lleven a cabo la identificación oficial.

En las tareas participan 204 buques de la Marina, guardacostas y embarcaciones privadas, así como 34 aeronaves que peinan la zona en busca de posibles náufragos. Por su parte, un equipo de trabajo de 560 buzos trabaja en turnos para acceder al casco del buque transbordador, que se dirigía a la isla turística de Jeju con 477 personas a bordo, incluidos 325 estudiantes y 14 profesores del colegio Danwon de Ansan, una localidad al sur de Seúl, que viajaban en una excursión escolar. Por ahora, sólo 78 estudiantes y dos profesores fueron rescatados con vida.

No obstante, en las últimas horas parecen desvanecerse las esperanzas de encontrar sobrevivientes, debido a que los expertos estiman improbable que se sobreviva más de 72 horas en una bolsa de aire que pudiera haber quedado dentro del Sewol. Desde la mañana del miércoles, en la que se rescataron 174 personas que saltaban del ferry que se hundía o se encontraban en el mar, no se localizaron sobrevivientes.

Las familias de las víctimas protagonizaron ayer nuevas protestas por las demoras en la recuperación de los cadáveres: al menos 200 personas quisieron atravesar el puente que separa la isla de Jindo para llegar a Seúl, pero chocaron con la policía.

“Tráiganme el cuerpo, así le puedo ver la cara y abrazar a mi hijo”, gritó una mujer en medio de los incidentes. Lee Woon-geun, padre de Lee Jung-in, un adolescente de 17 años desaparecido, indicó que las autoridades “están mintiendo” y se quejó de “que no se está haciendo nada” para acelerar las tareas de rescate.

El capitán del Sewol, Lee Joon-seok, de 69 años, fue detenido el sábado, por abandonar presuntamente el barco sin asegurar la puesta a salvo de los pasajeros, tal y como muestran las imágenes de su evacuación. “Los barcos de socorro no habían llegado. Tampoco había pesqueros ni ningún otro barco que pudiera ayudarnos”, declaró el capitán.

“Las corrientes eran violentas y el agua estaba muy fría en esa zona. Pensé que los pasajeros serían arrastrados y tendrían dificultades si la evacuación se hacía en desorden”, agregó. También fueron arrestados un timonel de 55 años y la tercera oficial, de 26 años y apellido Park, a la que, según las primeras indagaciones, el capitán cedió el timón poco antes del accidente.

Todavía se ignora la causa del accidente. La teoría de que el barco volcó tras un giro brusco que desplazó a un lado 180 vehículos y 1157 toneladas de carga, lo que implicaría una negligencia al timón, cobra más peso respecto de la hipótesis de la colisión con una roca o un arrecife submarino.

Anterior Vecinos por el ambiente
Siguiente River quedó a cuatro triunfos del cielo