River no pudo meter segunda


› APENAS EMPATO SIN GOLES FRENTE A TIGRE EN VICTORIA

El plantel no repitió la actuación que había tenido ante San Lorenzo el domingo último y no pudo exhibir superioridad ante un rival que sólo mostró orden y esfuerzo para no perder. Pérez García fue uno de los más destacados.

River no pudo repetir la actuación que tuvo ante San Lorenzo y apenas empató sin goles ante Tigre, en Victoria. Con este resultado, el equipo no logró acercarse al lote de equipos que se encuentran cerca de la punta y ahora suma ocho puntos. Pero, por sobre todo, su fútbol todavía continúa en deuda para aspirar a más.

El equipo visitante comenzó el encuentro tratando de controlar la pelota en la zona central, pero le costó mucho conseguirlo, ya que los volantes de Tigre tenían mucha movilidad para evitarlo. Entre Castaño y Arzura se encargaban de que Lanzini no pudiera maniobrar con comodidad, así a River se le hacía difícil llegar con peligro.

Los delanteros quedaban aislados del circuito ofensivo y las opciones de gol eran escasas. Del otro lado, el local tampoco podía clarificar sus intentos en los últimos metros de la cancha y todo era muy poco atractivo. Ni siquiera los remates de media distancia provocaban exigencia a los arqueros. Los hombres más capacitados para la marca eran los protagonistas principales del juego y el nivel era muy bajo.

La única jugada que River estuvo cerca de marcar fue a través de Cavenaghi, pero su remate fue tapado por el arquero. La polémica se dio a los 38 minutos, cuando Vangioni tomó del brazo a Pérez García dentro del área, pero el árbitro interpretó que no hubo infracción. En el final de la primera etapa, Pérez García estuvo cerca de convertir, pero cuando remató al arco Funes Mori cruzó justo para mandar la pelota al corner.

En la segunda parte, River salió un poco más decidido y rápidamente se paró en el campo de Tigre. Igualmente, más allá de ese pequeño dominio, al equipo le costaba tener profundidad. Vangioni probó con un zurdazo desde afuera del área y García alcanzó a desviar. Más tarde, Lanzini le dio de volea y García se estiró bien para mandarla al corner.

El despliegue del chico Arzura comenzaba a ser importante en el equipo de Tigre, debido a que aparecía por todos los sectores para quitar la pelota y entregársela rápido a un compañero. El local probó con el ingreso de Peñalba, pero de todas maneras no encontraba los caminos para llegar a Barovero. Nahuelpán no tenía incidencia y apenas entregó una sola jugada para destacar, cuando se desprendió por izquierda, lanzó la pelota al centro del área y Maidana cruzó justo para mandarla al corner.

Lanzini volvió a tener una oportunidad cerca del final, pero probó con el pie derecho y la terminó tirando al lado del palo. A medida que pasaban los minutos River no encontraba los caminos para poder desequilibrar y el local aguantaba en su terreno bien parado en la última línea, y luego buscaba a través del contraataque. En uno de ésos, Pérez García apareció por la izquierda y su remate fue atrapado por el arquero.

El cansancio se apoderó de algunos jugadores y ninguno tenía la fuerza necesaria para revertir ese desarrollo. Demasiado pobre.

Anterior Cuba dialogará con Europa
Siguiente Debate en la OEA por la situación en Venezuela