Ruido de motos en las Termas


COMENZO LA ACCION DEL GRAND PRIX DE LA REPUBLICA ARGENTINA

Con la gran atracción del italiano Valentino Rossi, ganador de nueve títulos, la carrera regresa al país después de 15 años. El argentino Sebastián Porto participará en la clase Moto 2 con una Kalex.

El italiano Rossi y el español Márquez, en la conferencia.

En un país que vende más de 700 mil motos en el último año, no hay día que no se vea en la calle una moto o un casco con el número 46 amarillo pintado. Es el símbolo que identifica a la deidad máxima del deporte de las dos ruedas desde hace más de una década. Quince años después de su última visita, vuelve Valentino Rossi a correr el Grand Prix de la República Argentina, ya con 36 años, nueve títulos mundiales a cuesta y la inexorabilidad del recambio general pendiendo de su futuro. Rossi regresa a encontrarse con sus fanáticos, que son multitud. La primera impresión no le causó mucha gracia…

“Ahora entiendo lo que sienten los animales en el zoológico –suspira el italiano, ganador de 106 Grand Prix en el Mundial–. Todo el mundo sacándole fotos… Anoche fui a comer a un restaurante, creyendo que nadie me iba a conocer. ¡Imposible salir! Será un fin de semana muy difícil, teniendo que encerrarme casi todo el tiempo que no esté en la pista.” Tan grande es el fanatismo por “El Doctor”, como también se lo conoce, que la marca para la que compite, Yamaha, bautizó “Valentino Rossi” su tribuna en este espectacular circuito de Termas remodelado al estilo europeo y con poco para envidiar a los trazados del Viejo Mundo. El 46 amarillo de la tribuna se advierte desde lejos: se vendieron casi 60 mil tickets para todo el autódromo y Termas –una ciudad de 36 mil habitantes– ruge con las motos que cruzan sus calles, con patentes argentinas, chilenas, uruguayas, brasileñas…

“La carrera que gané en 1998 en la Argentina es inolvidable –recuerda Rossi–. Pero la pista de Buenos Aires parecía un callejero con tantas frenadas y saltos. Este circuito es más moderno, diseñado para las motos, fluido, ancho y rápido.” Será la pista número 36 en la que el italiano corra por el Mundial: ya disputó 296 carreras, subiéndose al podio en 184 de ellas. Es el único de los pilotos de este Gran Premio que alguna vez corrió en la Argentina.

Saldrá hoy a renovar sus credenciales en la jornada de entrenamientos del GP, junto a su compañero Jorge Lorenzo (26 años), para enfrentar a la dupla de Honda que integran el campeón mundial Marc Márquez (un gurrumín de 21 años, 1m68 de altura y 59 kilos, que también sufrió el asedio de los fanáticos y tuvo que salir del restaurante… ¡escoltado por la infantería!) y Daniel Pedrosa (28 años). Entre ellos estará el triunfador en la prueba de Moto GP, la máxima categoría del Mundial.

El único argentino que competirá este fin de semana es Sebastián Porto, que vuelve al torneo después de casi 8 años de ausencia. “Que tengas suerte”, le desea afectuosamente Rossi, un campeonísimo afable con pinta de tipo común y corriente. “La gente tiene muchas ganas de ver a estos ídolos –replica el santafesino–. Yo espero divertirme y estar a la altura de las circunstancias. Espero recuperar el nivel que alguna vez tuve.” Porto competirá en la clase Moto 2 con una Kalex, desde donde empezará a saber si recuerda lo suficiente como para dar un salto a Moto GP en 2015.

Anterior Cruce de declaraciones en La Habana
Siguiente Un fallo con fundamentos