Seis muertos por el terremoto en Chile


CESO EL ALERTA DE TSUNAMI

El sismo de 8,2 en la escala de Richter que anoche tuvo epicentro en las ciudades de Iquique y Arica fue seguido por más de 20 réplicas e hizo que 900 mil personas fueran evacuadas a lo largo de 3 mil kilómetros de la costa del Pacífico. Aún no hay un reporte pormenorizado de los daños y de a poco los aeropuertos y las carreteras volvieron a estar operativos. “La situación es de cuasi normalidad”, definieron las autoridades.

El movimiento telúrico en la zona costera provocó oleajes de hasta dos metros de altura que dejaron parte de las ciudades inundadas e instaló una alerta ante un posible tsunami, que estuvo vigente durante seis horas. El fenómeno dejó seis muertos y casi un millón de evacuados. “Quiero reconocer a todo el país” por la evacuación ejemplar, señaló el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, desde la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

El director del organismo, Ricardo Toro, aseguró que “todo va a volver a la normalidad” con la excepción de las clases, suspendidas en gran parte del país, y detalló que el servicio de electricidad está repuesto en un 50 por ciento en Arica e Iquique, las urbes más afectadas por el sismo.

La presidenta Michelle Bachelet, acompañada de sus ministros, embarcó en un avión militar hacia el norte del país, donde hay una “cuasi normalidad”, como dijo el alcalde de Arica, Salvador Urrutia. Desde la misma ciudad, limítrofe con el Perú, el viceministro de Interior, Mahmud Aleuy, descartó que hubiera saqueos en la zona, como inicialmente informaron algunos medios.

Anoche, en medio del caos, unas 300 presas escaparon de la cárcel femenina del desértico puerto de Iquique cuando eran trasladadas a unazona segura, algunas de ellas con sus hijos. El gobierno envió desde la capital a un centenar de comandos policiales para iniciar su recaptura. Al menos 46 ya fueron detenidas, según las autoridades.

Anterior Un debate que ni debería haber comenzado
Siguiente Un cabildo contra la inflación