Un circo inigualable entre las Termas


ARRANCA EL FIN DE SEMANA DEL GRAN PREMIO DE ARGENTINA

Con un esfuerzo económico importante, se viene la competencia de MotoGP en Río Hondo, con la presencia de Sebastián Porto. A los equipos no les gustó mucho la plaza por los costos y la lejanía, pero los organizadores confían en el éxito de la prueba.

Desde Termas de Río Hondo

Es un acontecimiento único. Después de 10 Grand Prix de la Argentina de motociclismo disputados en el Autódromo de Buenos Aires, el undécimo se corre en Santiago del Estero, donde no hay tradición fierrera pero sí un circuito preparado para la ocasión a cifras millonarias. Y aunque el circo de la MotoGP no se sienta tan entusiasmado por la plaza, porque les resulta demasiado lejos o demasiado caro, el Grand Prix sigue adelante con un esfuerzo económico importante. Después de los ensayos de ayer, en los que los pilotos encontraron resbaladiza la flamante pista, hoy se llevarán a cabo las pruebas de clasificación. En MotoGP, el campeón Marc Márquez impuso la lógica rodando a más de 174 km/h de promedio, por delante de su compañero de Honda Dani Pedrosa, mientras Valentino Rossi y Jorge Lorenzo, los pilotos de Yamaha, quedaron 8º y 9º, respectivamente; el rafaelino Sebastián Porto, el único argentino de la prueba y que regresa al Mundial tras casi ocho años de ausencia, acabó 26º (sobre 34 pilotos de Moto2), a más de un segundo y medio del mejor tiempo de la jornada.

Después del éxito del Dakar, no se pudo traer de regreso a la Argentina a la Fórmula 1, pero sí al Mundial de Motociclismo, que no venía al país desde hacía una década y media, y que resulta sustancialmente más barato. Según se publicó en el Boletín Oficial en enero pasado, el Ministerio de Turismo aportó 36 millones de pesos para la concreción de la carrera, que al cambio de entonces eran seis millones de dólares. Pero la prueba nunca habría podido hacerse, de todos modos, sin una inversión millonaria en este lugar.

“El gran responsable de esto es (el ex gobernador de Santiago del Estero) Gerardo Zamora, porque cuando se le dijo que el circuito no tenía condiciones para albergar a MotoGP, lo rehízo todo para que el Gran Premio fuera una realidad”, dijo Javier Alonso, de Dorna, la empresa promotora del Mundial, antes de llegar a la Argentina. Zamora quería hacer la carrera en septiembre, para contar con más tiempo para preparar el circuito y, esencialmente, su infraestructura. “Poner una carrera en marcha siempre es difícil, pero aquí es muy difícil, aunque la carrera será fantástica y eso es lo único que importa”, repuso ayer el mismo Alonso en los boxes.

Eso fue lo que pasó exactamente: un circuito de primera línea para el automovilismo argentino debió ser prácticamente reconstruido para recibir a las motos: hasta el trazado se modificó, obra del experto italiano Jarno Zaffelli. Se construyó un moderno edificio de boxes, cuyas instalaciones serán duplicadas cuando acabe este Grand Prix. Se rumorea que la inversión general para actualizar el circuito (que en agosto recibirá el Mundial de Turismo, el WTCC, que por ahora lidera el cordobés José María López) rondó los 100 millones de pesos. ¿Alcanzaría para recibir a la Fórmula 1? Difícilmente. La logística sería una pesadilla y se precisa una enorme inversión adicional, tanto en infraestructura como para contratar al circo.

Precisamente, unos 100 millones de pesos es el volumen de dinero que estima la provincia se moverán en Termas de Río Hondo y sus alrededores (hay espectadores de la carrera alojados tanto en Santiago del Estero como en Tucumán) aunque ayer sólo ingresaron al circuito apenas 19 mil personas. Los europeos sienten que están lejos de casa (en el Marca de ayer escribieron que “esto es Africa”) y que les cuesta mucho: algunos equipos de Moto3, la más modesta de las divisiones del Mundial, calcularon que venir a correr a la Argentina les significa el mismo costo que hacer seis carreras en su continente. “El circuito por ahora está en proceso, esperemos que el año que viene esté terminado”, confió a este diario Márquez, el piloto más veloz de la jornada (¡le sacó más de un segundo a su compañero Pedrosa!). Ayer circulaban versiones sobre descontento de los promotores europeos con la organización argentina del Grand Prix, liderada por el controvertido piloto argentino del Dakar Orly Terranova. “Me la paso apagando incendios”, se defendió el mendocino.

El rafaelino Porto lamentó que su moto tuviera 10 km/h menos que las de punta. “Tenemos mucho por mejorar, motor, electrónica, chasis, pero voy de menos a más. Si puedo terminar entre los 12, 15 primeros sería un muy buen resultado”, dijo a Página/12. A Porto, este regreso al Mundial le cuesta cerca de 70 mil dólares, que es lo que le cobran por alquilar una Kalex, aunque el dinero parece haber salido del mismo bolsillo que pagó la remodelación del autódromo… Hoy se televisarán las pruebas libres (por ESPN, de 9.30 a 12) y las pruebas de clasificación (de 13.30 a 16).

Anterior Del diálogo surgieron grupos de trabajo
Siguiente Pfeiffer reemplazará a Chico el 7 de mayo