Un día de preguntas, respuestas y chicanas


› EL JEFE DE GABINETE, JORGE CAPITANICH, BRINDO UN NUEVO INFORME DE GESTION EN LA CAMARA DE SENADORES

En su tercera presentación ante el Congreso, el ministro coordinador hizo un repaso de la marcha del gobierno. Les apuntó a los medios de comunicación por el “aumento” de la cantidad de noticias policiales. Eso motivó un duro contrapunto con los radicales.

En su informe de gestión de Gobierno ante el Senado, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a repasar el avance en el cumplimiento de “metas y objetivos” del Ejecutivo, y acusó a “los fondos buitre que gastaron millones en campañas contra el país” en medio de la reestructuración de la deuda pública, cuyo “valor nominal se logró disminuir”. Sobre el final de su exposición, el ministro soltó las expresiones que se convirtieron en los ejes que dominaron gran parte del debate en el recinto: un detallado análisis sobre el “aumento” de la cantidad de noticias policiales que los principales medios de comunicación desarrollan en tiempos electorales, y el aumento “considerable” de la publicidad privada en los “grandes grupos concentrados”. Las palabras de Capitanich desataron un duro cruce con el radicalismo.

La tercera visita mensual de Capitanich al Congreso también fue maratónica (la sesión duró casi nueve horas) y estuvo teñida por la campaña electoralpara las presidenciales de 2015. El jefe de Gabinete comenzó su exposición con temas referidos a la seguridad. Dio cifras del combate contra la trata de personas, pasó luego por temas como medio ambiente, donde definió que se lleva adelante el relevamiento de glaciares y la distribución de recursos para la aplicación de la ley de bosques nativos, y hasta se refirió al tratamiento de los residuos peligrosos.

Dedicó un tramo especial a la reestructuración de la deuda pública. Afirmó que los fondos de inversión especulativos “utilizan tácticas agresivas y de mala fe para lograr sus objetivos”, y que “gastaron millones en campañas contra el país”. Luego remarcó que se ha logrado “disminuir el valor nominal de la deuda pública consolidada, que equivale a 164.000 millones de dólares”.

Capitanich también salió al cruce de quienes sostienen que el país “está aislado a nivel internacional”. “Es importante que todo el pueblo sepa que Argentina es miembro de 132 organismos internacionales y que actualmente integra 33 cuerpos gubernamentales; entre otros, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, remarcó el jefe de Gabinete.

Hizo luego un repaso de los logros del Gobierno en la última década. La generación de 6 millones de puestos de trabajo, la baja del índice de desocupación al 6 por ciento, el mejoramiento de los ingresos de los trabajadores registrados a través de las paritarias, la cobertura jubilatoria que alcanza al 96 por ciento de la población pasiva, así como la cobertura de la Asignación Universal por Hijo, por embarazo y asignaciones familiares, estuvieron entre sus menciones.

“Esto no significa que el Gobierno no entienda que quedan asignaturas pendientes. Es necesario reconocer lo que falta, pero también lo que se ha hecho”, dijo el jefe de Gabinete como reproche a la oposición.

Sobre el final de su exposición, Capitanich se encargó de calentar el debate para sorpresa de propios y extraños. Luego de un detallado relevamiento sobre las noticias policiales en el último lustro, sentenció que “el crecimiento de las noticias policiales en radio y televisión ha sido elocuente”, especialmente en tiempos electorales, aunque el “índice de delitos no se haya modificado sustancialmente”. Además de plantear que “es necesario un debate efectivo y profundo” acerca de la publicidad privada, “que se concentra en pocos grupos” y sobre la incidencia de los medios masivos de comunicación en “la agenda de la sociedad”.

Sanz dijo que recogía “el guante” que fue arrojado por el jefe de Gabinete y recurrió al papel de fiscal en busca de un golpe de efecto. “¿Cuándo nació? ¿Cuantos años tiene? ¿Cuántos senadores hay en el recinto?”, preguntó de corrido el radical mendocino. “¿A dónde quiere llegar?”, preguntó Capitanich luego de responder las primeras. “¿Cuál es el índice de pobreza en la Argentina?”, continuó el senador radical y le sugirió sonriente que eso lo debería “responder como la hora”. Convencido del éxito de su estrategia, Sanz volvió a la carga. “Diga con nombre y apellido cuáles son esos grupos concentrados. Ahora se achica, no se arrugue”, desafió el mendocino.

“Usted usa mi presencia acá para posicionarse en la campaña presidencial”, reaccionó primero Capitanich y dio paso a sus respuestas. Afirmó que el Estado nacional debe ser “guardián del pluralismo y garantizar la libertad de expresión”, aunque manifestó que los medios “representan un factor de poder permanente que no se somete a la voluntad popular, pero sí generan tendencia”.

“No decimos que todos deben compartir lo que expresamos. Pero tampoco es objetivo pensar que el periodismo se ejerce desde la veraz información o la objetividad en la información. Existen la subjetividad y la tendencia”, sostuvo el jefe de Gabinete ante los senadores, pero remarcó que “el Grupo Clarín es marcadamente opositor”. También les apuntó a América TV y Canal 26, que “mantienen ataques claramente opositores al Gobierno”.

El jujeño Gerardo Morales recorrió el mismo camino que su correligionario Sanz y exigió a Capitanich que diera las cifras de delitos. El ministro comenzó a trazar una comparación del delito en el país con otros de la región, cuando Morales requirió a los gritos “estadísticas”. “¿Considera los certificados de defunción como datos estadísticos de homicidios?”, le preguntó molesto Capitanich y Morales se trenzó en una discusión que terminó sin respuestas ni preguntas. “Estoy insatisfecho, que pregunte otro”, cerró el jujeño.

Luego del contrapunto con los radicales, la extenuante sesión siguió por carriles más normales. La puntana Liliana Negre de Alonso, militante del Opus Dei, recurrió a las palabras del “Santo Padre” para pedir que el Ejecutivo tome la resolución de la Corte Suprema para terminar con los pagos pendientes, “con el superávit de la Anses”, a los jubilados que iniciaron juicio al Estado por actualización de su haberes. El macrista Diego Santilli reclamó por el Mercado Central, al que calificó como una “inmundicia y un nido de corrupción”. Capitanich se comprometió a citar al directorio –que comparten el Gobierno nacional, bonaerense y de la Ciudad de Buenos Aires– para fijar objetivos y estrategias comunes.

Fernando “Pino” Solanas, del FAUnen, reclamó que se hiciera pública la discusión “estratégica” de un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea y demandó la creación de un Banco de Desarrollo. Capitanich respondió que el Gobierno tiene en marcha distintos programas para impulsar proyectos productivos, y que el Mercosur no tiene opinión homogénea sobre el tratado de libre comercio, que la política presidencial era la industrialización con sustitución de importaciones y tranquilizó al senador porteño al sostener que cualquier acuerdo Mercosur-UE deberá ser ratificado por el Congreso.

En el cierre, el jefe de la bancada oficialista, Miguel Pichetto, salió en defensa de Capitanich. “No estamos mintiendo porque no lo hemos dado”, sostuvo Pichetto sobre el índice de pobreza y adjudicó su postergación al cambio de metodología del Indec que impidió que se realice la adecuación para dar los índices, pero también replicó a la oposición: “Acá hablan de datos de la Universidad Católica, como si fuera palabra santa, y desechan los de organismos internacionales como el Banco Mundial, que no es generoso con la Argentina, y la Cepal, que destacan al aporte de fondos públicos a los sectores de menos recursos para disminuir la pobreza”.

Pichetto sostuvo que “Capitanich únicamente se refirió a un solo índice sobre homicidios, que no han aumentado considerablemente, y no al resto de los delitos”. Luego defendió la política federal de seguridad y requirió la “responsabilidad de los Estados provinciales, que en muchos casos tienen policías contaminadas y corrompidas”. Luego le apuntó a Santa Fe: “Hay un candidato presidencial (Hermes Binner) que habla de seguridad y la responsabilidad del Estado nacional y tiene al jefe de su policía preso por vínculos con el narcotráfico”, remarcó el rionegrino.

Anterior Barrionuevistas con el FCS se quedaron con la Cámara baja
Siguiente Infierno en un mercado