Unasur convocó a un diálogo en Venezuela


EL PRESIDENTE MADURO ACEPTO REUNIRSE HOY CON LA OPOSICION; ESTA PUSO CONDICIONES SOBRE LA MESA

El mandatario venezolano dijo estar listo para mantener un encuentro acompañado por el bloque. Los opositores pidieron como requisito establecer una agenda que incluya cuatro puntos, entre ellos la amnistía para los presos.

Una comisión de ocho cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) comenzó ayer una segunda ronda de acompañamiento para un posible diálogo entre el presidente Nicolás Maduro y la oposición, luego de dos meses de protestas. Maduro aceptó reunirse hoy con la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), a pedido de la misión internacional. “Estoy listo desde hace semanas para el diálogo, para decirnos las verdades y trabajar por Venezuela. Con la Unasur estoy doblemente listo”, señaló ayer el gobernante. A su turno, los representantes de la MUD entregaron un documento en el que ratificaron su disposición a un “diálogo verdadero, en igualdad de condiciones, y cuyo primer encuentro sea con transmisión en vivo en cadena nacional”. Pero la oposición condicionó su participación a que se establezca una agenda que contenga cuatro puntos: una ley de amnistía para presos políticos; la instauración de una comisión de la verdad independiente; el compromiso para la renovación de los poderes públicos; y la desmovilización de los grupos armados.

Al aceptar la propuesta que le hizo la misión de la Unasur para reunirse con sectores de la oposición, Maduro consideró que será una gran señal para acabar con la violencia generada por lo que llamó un intento de golpe de Estado. “Esta reunión, si termina de concretarse, será una gran mensaje de paz a todo nuestro pueblo”, señaló luego de sostener un encuentro con la delegación internacional que regresó a Caracas en medio de un contexto de tensión que lleva dos meses y ya dejó 39 muertos y más de 600 heridos.

El presidente dijo que habló con los cancilleres de la lucha que “estamos dando en Venezuela por la paz, la necesidad de condenar la violencia como método político” para buscar el poder.

Maduro es optimista en que en esta visita de la Unasur se logre completar toda una “ecuación de paz”, con su propuesta de una conferencia nacionalde pacificación, y logre que “sectores de la oposición se sienten a dialogar con la mayor tolerancia”. “Las puertas de Miraflores (casa de gobierno) están abiertas. He aceptado los términos de la reunión que seguro va a ser mañana (por hoy). Estoy listo y deseoso para sentarme cara a cara con la oposición, con la Unasur como testigo excepcional, y llevar la paz y la tolerancia a este pueblo”, remarcó.

A su vez, el mandatario afirmó que planteará abordar un plan de pacificación nacional para que la MUD asuma la lucha contra la criminalidad, un plan de inversión para buscar el crecimiento, el control de la inflación y el desarrollo del país. “Todo esto amerita trabajar en conjunto. Creo que el paso más importante es asumir con fuerza el plan de pacificación contra la criminalidad, el fortalecimiento de los cuerpos policiales, la participación política para crear territorios de paz y el plan para el crecimiento económico. Pido que todo el país se concentre para salir de esta coyuntura política”, enfatizó.

Más tarde, los cancilleres le presentaron a la Mesa de la Unidad la propuesta de la reunión, siendo que hasta ahora la oposición se ha negado a dialogar con el sucesor de Chávez, alegando la desconfianza en el gobierno, la falta de una agenda para la conversación y la necesidad de que ambos lados aprueben un testigo de buena fe. En el encuentro, encabezado por Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD, los opositores entregaron un documento en el que establecen la necesidad de que en la negociación participe una tercera parte de “buena fe” que sea elegida de mutuo acuerdo por ambas partes. Como agenda, la oposición establece una ley de amnistía para los detenidos y procesados, una comisión de la verdad independiente que esclarezca los hechos de violencia que se han registrado y el desarme de los denominados “colectivos” civiles armados que, según opositores, están ligados al gobierno bajo supervisión internacional.

Uno de los candidatos más nombrados por ambos sectores para fungir como facilitador es el secretario de Estado del Vaticano y ex nuncio en Venezuela, Pietro Parolin.

Anterior “Derecho a la defensa contra la amnesia”
Siguiente Estudiantes aprende la lección